tags: , AVES Blog, AVES Feature, AVES Politics, Comunicados

Frank Sharry sobre Jeb Bush: “Un evasor ingenioso, más que un líder sincero” en inmigración

Share This:

Ayer, el precandidato presidencial republicano Jeb Bush dio a conocer un plan migratorio de seis partes. Sorpresivamente, esas seis partes se enfocaron únicamente en la aplicación de las leyes de inmigración y medidas de seguridad fronteriza.

Mientras enmarca su plan de seis puntos con menciones a una rigurosa vía para obtener el estatus legal, su intento es claramente establecer sus credenciales de línea dura conforme avanza la etapa de primarias republicanas. Este no es el primer ejemplo de Bush haciéndose hacia la derecha en inmigración. Recientemente, dio marcha atrás a una vía a la ciudadanía, prometió terminar los programas ejecutivos DACA y DAPA en los primeros tres meses de su presidencia y adoptó el hueco pretexto del Partido Republicano de la “seguridad fronteriza primero”.

La siguiente es la reacción de Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice:

“Esperábamos que Jeb Bush fuera un líder sincero en la reforma migratoria. Después de todo, él dijo que estaría dispuesto a ‘perder la primaria para ganar la general’. Pero en lugar de defender la reforma migratoria integral y argumentar que la única manera de arreglar cualquier parte de nuestro descompuesto sistema migratorio es componerlo todo, se está haciendo cada vez más a la derecha y enfatizando la seguridad y la aplicación de las leyes. Haciendo eso, se está convirtiendo más en un ingenioso evasor que en un líder sincero.

“Restando importancia a los elementos que integran las reforma migratoria integral y gastando exageradas cantidades de tinta en seguridad, es claro que Bush está tratando de atraer a votantes escépticos a las primarias. Sí, está tratando de ponerse un poco al margen de maniobra con la esperanza de poder destacar en la elección general y hacer hincapié en los elementos más amigables de sus planes de reforma. Pero esto es cálculo político, no liderazgo audaz. De hecho, es exactamente el tipo de política cambiante del que los votantes están cansados. Si Bush quiere contender como un verdadero reformador de la inmigración en la elección de 2016, debe hacerlo todo el tiempo, no sólo unos cuantos meses antes de la elección.

“La experiencia de Mitt Romney debería ser una advertencia: si te vas a la derecha en la primaria, podrías terminar definido por ese bandazo. Con unas tres cuartas partes del pueblo estadounidense en favor de la reforma migratoria integral, y los votantes latinos, asiáticos e inmigrantes apoyando de forma entusiasta, a Bush le convendría mostrar un poco más de valor estilo presidencial y un poco menos de ese miedo motivado por Trump”.

Vea aquí la evaluación de America’s Voice sobre cuestiones clave de política migratoria que Jeb Bush necesita responder.