America's Voice English »

America's Voice

 

Frank Sharry: “La estrategia de Trump es clara: avivar el miedo hacia los inmigrantes, exigir crueldad oficial y cínicamente explotar el divisionismo para anotarse puntos políticos”  

 

“Es una grave acusación hacia su presidencia el que sea más duro con la gente morena vulnerable en busca de seguridad, que los regímenes autocráticos que asesinan a sus opositores”  

Con la cuenta de Twitter del presidente Trump consumida una vez más por el alarmismo antiinmigrante, compartimos a continuación un comunicado de Frank Sharry, Director Ejecutivo de America’s Voice:

Justo en la recta final para las elecciones de medio término de 2018, la bravata de Trump sobre los centroamericanos que están huyendo de la violencia y la inestabilidad para procurar seguridad a su familia y oportunidades en Estados Unidos permanence intacta: cruel, ineficaz y cínica.

Durante casi cuatro décadas, la gente está dejando el denominado Triángulo del Norte de Centroamérica debido a la guerra, las violaciones a los derechos humanos, gobiernos débiles, inseguridad, pobreza y violencia. Es un desafío complejo que requiere un análisis inteligente y una  respuesta multifacética y multilateral. Como es dolorosamente evidente, el presidente Trump es idiferente a la complejidad del tema, al análisis inteligente, a la respuesta sofisticada y al multilateralismo respetuoso.

Una respuesta inteligente a este desafío incluiría los siguientes elementos: 1) un esfuerzo sustancial para aliviar las causas de raíz, incluyendo inversiones significativas de influencia y capital estadounidenses para esos países, a fin de mejorar la seguridad, los derechos humanos, el respeto al estado de derecho, a la gobernabilidad y a la oportunidad económica; 2) un enfoque regional para la protección de los refugiados que recuperaría los elementos a los que se opone este gobierno, tales como programas de tramitación de casos de refugiados en el país, mejorar el acceso a refugios y asilo en naciones vecinas, así como el proceso de reasentamiento que derive en la admisión ordenada de refugiados en Estados Unidos y otros países; y 3) para quienes buscan asilo en nuestro territorio, algo que es perfectamente legal, un proceso de asilo justo en combinación con prácticas de manejo de casos redundaría en el respeto por los derechos y la preocupación por la integridad del proceso.   

En lugar de eso, tenemos a un presidente que está furioso, exigieidno y, sobre todo, tuiteando. Es una grave acusación hacia su presidencia el que sea más duro con la gente morena vulnerable en busca de seguridad, que los regímenes autocráticos que asesinan a sus opositores, incluso si ese opositor es un residente estadounidense que trabajaba como periodista para el Washington Post. 

La estrategia de Trump es clara: avivar el miedo hacia los inmigrantes, exigir crueldad oficial y explotar cínicamente el divisionismo para anotarse puntos políticos.

Su gobierno está planeando restablecer la perversa práctica de apartar a los niños de sus padres. El Fiscal General, Jeff Sessions, está acosando a los jueces de inmigración y reescribiendo la ley de inmigración para cerrar las puertas. Stephen Miller y sus secuaces esparcidos en toda la administración están planeando destruir nuestro sistema de asilo y detener niños y familias de manera indefinida. La Secretaria del DHS, Kirstjen Nielsen, es enviada a diseminar mentiras para cubrir sus huellas.   

Mientras tanto, el presidente se opone a los inmigrantes en sus mítines. Los Supercomités de Acción Política (PACs), aliados a Trump, McConnell y Ryan, divulgan anuncios de ataque en los que muestran mentiras y tergiversaciones en boca de mujeres blancas asustadas, entremezcladas con imágenes de gente morena tatuada. Y luego están esos tuits. He aquí un ejemplo:

Estoy viendo al Partido Demócrata liderar (porque ellos quieren Fronteras Abiertas y leyes débiles existentes) el asalto a nuestro país por parte de Guatemala, Honduras y El Salvador, cuyos líderes están haciendo poco para detener este gran flujo de gente, INCLUYENDO MUCHOS CRIMINALES, y que no entren de México a EEUU…

Y aquí hay otro:

¡Los republicanos deben considerar las horrendas, débiles y anticuadas leyes migratorias, y la Frontera, como parte de las Elecciones Intermedias!

Lo que no dijo nuestro presidente es que su partido, los republicanos, que han controlado el Congreso durante los pasados dos años, han fracasado por completo en promulgar una legislación que según dicen es necesaria. En lugar de ello, culpan a los demócratas. Curioso.

Greg Sargent, del Washington Post, concluyó en una nota altamente recomendable, titulada “Trump: Yo no puedo resolver el problema migratorio, de manera que, en cambio, los republicanos deberían hacer demagogia”:   

…cabe repetir que el paquete más grande de las ‘duras’ medidas que Trump favorece para ‘resolver’ el problema migratorio —un muro fronterizo, recortes profundos a la migración legal— obtuvo el menor número de votos en el Senado, lo que significa que sus soluciones no tienen suficiente apoyo republicano para que las apruebe el Congreso. Trump tampoco sabe qué hacer sobre eso, excepto amenazar con cierres de gobierno que no van a ocurrir”.

Pero una cosa que sí sabe Trump es que los republicanos deben hacer demagogia del tema.