tags: Análisis, AVES Blog, AVES Feature

Steve King vuelve a la carga, esta vez son narcos y melones

Share This:

Por Maribel Hastings, asesora ejecutiva de America’s Voice:

WASHINGTON, DC –  El congresista republicano de Iowa, Steve King, antiinmigrante en jefe en la Cámara de Representantes, volvió a insultar a la comunidad inmigrante, esta vez a los DREAMers comparándolos con narcotraficantes.

En una entrevista con el portal Newsmax y refiriéndose a los DREAMers, King declaró que no todos estos jóvenes son los más destacados de su clase: “Algunos son los más destacados de su clase y sus padres los trajeron. No es su culpa…Pero no todos son los más destacados de su clase y no todos fueron traídos por sus padres. Por cada alumno destacado, hay 100 que pesan 130 libras y tienen pantorrillas del tamaño de melones porque arrastran 75 libras de marihuana por el desierto”.

Si no fuera trágico, daría risa.

Lo de King ha pasado de castaño a oscuro.

El año pasado, en un evento de su campaña de reelección en Iowa, King, comparó a los inmigrantes con perros al hablar de cómo Estados Unidos debe seleccionar a los inmigrantes que ingresan al país. Es como escoger un perro de caza entre una camada, dijo. Hay que escoger a los mejores según las necesidades que se tengan.

Hace un tiempo, abogando por la electrificación de una barda en la frontera, dijo que podía hacerse “con una carga de corriente que no mate a nadie”, pero que ahuyente a las personas. “Hacemos eso con el ganado todo el tiempo”, declaró.

Es el mismo congresista que ha indicado que leyes como la SB 1070 de Arizona no resultarían en el uso de perfiles raciales por parte de los agentes del orden porque éstos tienen un “sexto sentido” para identificar indocumentados y que esto es posible a través de “indicadores” como los zapatos, la ropa, el acento al hablar y el tipo de arreglo personal.

El comentario de los perros King lo formuló antes del desastroso desempeño de los republicanos en las elecciones presidenciales del 2012.

Su nuevo insulto se produce en medio de la espera para ver cómo la Cámara Baja de mayoría republicana aborda el tema de la reforma migratoria y cuando los propios líderes republicanos han dado indicios de querer legalizar a los DREAMers a los que King comparó con narcotraficantes.

El presidente de la Cámara Baja, John Boehner, dijo que las declaraciones estaban “mal”. “Pueden haber honestos desacuerdos sobre política pública sin emplear lenguaje de odio”, dijo Boehner.

Y el líder de la mayoría republicana, Eric Cantor, quien impulsa una versión republicana del DREAM Act para legalizar a jóvenes indocumentados, agregó que “estoy en firme desacuerdo con su caracterización de los hijos de inmigrantes y me parece que sus comentarios son inexcusables”.

Integrantes de la bancada latina del Congreso condenaron los comentarios de King desde el pleno de la Cámara Baja.

Pero los comentarios de King son más dañinos de lo que se piensa. King sigue definiendo al Partido Republicano entre los votantes latinos. La percepción que se mantiene es la de un republicano antiinmigrante que no tiene el menor empacho en hacer comentarios despectivos contra toda una comunidad. Lo triste es que King es portavoz un sector republicano de la Cámara Baja que comparte sus prejuicios. Otros quizá los compartan pero no los externan de este modo, y otros más son cómplices por su silencio o por sus tibias condenas.

El Partido Republicano tiene un problema hispano que no va a mejorar si el antiinmigrante en jefe King sigue reinando sobre el discurso republicano en inmigración.