tags: Análisis, AVES Blog, AVES Feature

Polémica migratoria servirá de contexto en la reunión de mañana entre Boehner y la bancada latina del Congreso

Share This:

Por Maribel Hastings, asesora ejecutiva de America’s Voice:

WASHINGTON, DC  –  El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, republicano de Ohio, se reunirá mañana miércoles con la bancada latina del Congreso (CHC, por su sigla en inglés) para discutir el espinoso tema de la reforma migratoria amplia en momentos en que el líder cameral enfatizó que “no veo la forma de llevar al pleno un proyecto de reforma migratoria que no tenga el apoyo mayoritario de republicanos”. Una mayoría republicana que de momento se opone a una vía a la ciudadanía.

Boehner también le dijo a reporteros tras una reunión con su bancada republicana que  “cualquier proyecto de reforma amplia que va a convertirse en ley debe tener el apoyo de mayorías de los dos partidos”.

En la Cámara Baja de mayoría republicana lo que avanzan son medidas policiacas como la SAFE Act, H.R. 2278, que revisa el Comité Judicial cameral y que criminalizaría a los indocumentados a la usanza de la Ley Sensenbrenner de 2005, aprobada en la Cámara Baja en diciembre de ese año y que generó movilizaciones a través del país en 2006. La medida también permite que los gobiernos locales y estatales apliquen las leyes migratorias federales y que los policías actúen como agentes migratorios al estilo de la SB 1070 de Arizona.

Entre nubarrones y lluvia, tal como la que enfrenta la reforma amplia en la Cámara Baja, integrantes del caucus hispano, otros congresistas demócratas, activistas y DREAMers denunciaron la SAFE Act como una medida contraproducente al debate en momentos en que el Senado discute un proyecto de reforma amplia con una vía a la ciudadanía que según Boehner no tiene posibilidades de avance en la Cámara Baja.

“Mañana ocurrirá algo altamente inusual”, dijo el congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, sobre la reunión que sostendrá el caucus hispano con Boehner.

Para Gutiérrez, quien encabeza el comité especial de inmigración de la bancada latina, el mensaje para Boehner es claro: “Adopte la voluntad de los estadounidenses” porque el presidente de la Cámara Baja, agregó, no es el presidente de los republicanos ni de los demócratas de la Cámara Baja, sino “el portavoz de los estadounidenses”.

Gutiérrez se refiere así a que sondeo tras sondeo nacional demuestran que los estadounidenses favorecen una reforma migratoria que incluya una vía a la ciudadanía para los indocumentados porque queda claro que 11 millones de personas en familias de diversa situación migratoria no serán deportadas.

En la Cámara Baja un grupo bipartidista de siete congresistas, del cual Gutiérrez forma parte, prepara un proyecto de reforma amplia que no se presenta aún por diferencias de lenguaje legislativo. Lo que sí ha comenzado a debatirse son proyectos individuales centrados en la aplicación de leyes migratorias y sin vía a la ciudadanía.

El liderazgo cameral ha dejado en claro que no quiere debatir la versión que envíe el Senado, de manera que hay mucha especulación sobre qué ruta legislativa tomará Boehner, sobre todo al decir que la medida que llegue al pleno deberá tener apoyo mayoritario republicano, echando por tierra, aparentemente, la posibilidad de romper la llamada Regla Hastert de que sólo se lleven al pleno medidas que tengan el apoyo de la mayoría republicana. Pero la otra posibilidad es que la Cámara Baja apruebe medidas de seguridad y luego éstas se concilien con el plan de reforma amplia que apruebe el Senado.

De hecho, The Hill reportó que a la pregunta de si llevaría al pleno un proyecto conciliado sin el apoyo de una mayoría republicana, Boehner respondió que “ya veremos cuando lleguemos a ese punto”.

El congresista demócrata de California, Xavier Becerra, presidente de la bancada demócrata de la Cámara Baja e integrante del Grupo de los Siete, indicó que Boehner siempre ha dicho que quiere ver un proyecto bipartidista. “Creo que mañana, cuando tengamos esta oportunidad de reunirnos con él, vamos a poder hablar directamente para ver qué tanto se necesita hacer para cumplir (eso)”, dijo Becerra.

A la pregunta de si se le mostrará a Boehner mañana ese proyecto bipartidista, Becerra dijo que “no sé lo que vamos a encontrar cuando entremos a la reunión con el presidente (Boehner), pero yo lo considero como amigo, lo considero como líder de la Cámara de Representantes y por eso creo que como líder él va a querer cumplir para el pueblo. No para el Partido Republicano, sino para el pueblo”.

“El presidente Boehner busca una manera de cumplir…Va a ser difícil para los republicanos, pero creo que hay bastantes de ellos que quieren cumplir. Prefiero dejar al presidente de la Cámara Baja, John Boehner, buscar su modo. Mientras que tengamos un proyecto de ley que sea justo, recto, sensato, eso es lo que cuenta. ¿Cómo consigue los votos?, se lo dejamos a él. Sé que del lado demócrata estamos listos y estamos buscando el socio en el Partido Republicano”, afirmó Becerra

Mientras continúa el tira y afloja, lo que progresa a nivel de Cámara Baja son medidas policiales como la HR 2278. En el evento Jóvenes Soñadores lucieron camisetas que decían No soy un Criminal y Soñador Americano.

Eliseo Medina, secretario-tesorero internacional del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), dijo a America’s Voice que “los republicanos aparentemente tienen un deseo de suicidarse políticamente… Si creen que les fue mal en 2012, que se esperen hasta el 2014”.