tags: Análisis, AVES Feature

Comité Judicial del Senado aprueba proyecto enmendado de reforma migratoria; Próxima batalla: el Senado

Share This:

WASHINGTON, DC –  En votación 13-5 el Comité Judicial del Senado aprobó el proyecto enmendado de reforma migratoria S. 744 avanzando una mejorada vía a la ciudadanía para millones de indocumentados que esquivó intentos de dificultarla o descarrilarla, y garantizando que la próxima escala de la medida sea el pleno del Senado posiblemente el mes próximo.

Al conocerse el resultado final, muchos en la audiencia, incluyendo inmigrantes que se beneficiarán de la reforma, corearon Sí Se Puede, “Yes We Can”, y Leahy, Leahy, en alusión al presidente del panel judicial, Patrick Leahy.

El histórico proyecto que podría resultar en la primera reforma migratoria amplia en casi tres décadas, sobrevivió su primera escala y ahora enfrenta una batalla en el pleno del Senado donde se anticipan intentos de revivir muchas de las enmiendas que el proyecto esquivó a nivel de comité, aunque también se anticipan acuerdos que permitan seguir avanzando el proyecto en el proceso legislativo que queda por delante.

Al llegar al pleno, de nueva cuenta el proyecto será debatido y enmendado.  Sectores republicanos de línea dura no quitarán el dedo del renglón para deshacer o dificultar la vía a la ciudadanía y ejemplo de ello es el senador republicano de Texas, Ted Cruz, cuya enmienda para eliminar la vía a la ciudadanía fue rechazada en el panel, pero Cruz advirtió que sin una enmienda de este tipo el proyecto no progresará, por ejemplo, en la Cámara de Representantes de mayoría republicana donde un proyecto de reforma amplia enfrenta mayor oposición.

Clarissa Martínez de Castro, directora de Inmigración y Participación Cívica del Consejo Nacional de la Raza (NCLR), recordó que si bien la vía a la ciudadanía esquivó muchos golpes en el panel, hay que recordar que muchas de las enmiendas que buscan minar esa vía pueden resurgir en el debate en el pleno del Senado.

“Eso indica que tenemos tiempo para prepararnos para lo que va a ser una batalla campal en el pleno del Senado”, indicó.

En el Senado, la próxima escala del proyecto, el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, ha indicado que espera que la medida pueda comenzar a debatirse en junio.

Y hoy, el líder de la minoría republicana senatorial, Mitch McConnell, dio indicios de que no hay intenciones de bloquear el proyecto cuando llegue al pleno.

“El Grupo de los Ocho ha hecho una sustancial contribución para avanzar este asunto.  Me dicen que hasta ahora el Comité Judicial no ha hecho cambios que alteren el acuerdo de los ocho senadores y por lo tanto, espero que podamos obtener un proyecto que podamos aprobar aquí en el Senado”, declaró McConnell.

Hasta el final el G8 trató de mantener el lenguaje del delicado acuerdo lo más intacto posible para tratar de tener mejores posibilidades de avance en el Senado logrando apoyo conservador. Las enmiendas más controversiales fueron rechazadas o archivadas de momento.  Por ejemplo, el presidente del panel, Patrick Leahy, demócrata de Vermont, dejó de lado su enmienda para extender beneficios migratorios a parejas del mismo sexo.  Senadores del G8 y otros advirtieron que una enmienda de este tipo, en este momento, echaría por tierra el acuerdo.

Si el proyecto progresa en el Senado, el G8 quiere tratar de obtener 70 votos o más para enviar a la Cámara Baja un mensaje de real apoyo bipartidista al plan de reforma.

El primer obstáculo ya se superó y algunos activistas consideran que el fuerte voto del comité envía buenas señales al Senado.

“Hoy la reforma migratoria tuvo un enorme avance. El proyecto del Grupo de los Ocho es una pieza legislativa cuidadosamente balanceada que retiene amplio apoyo bipartidista y emerge del comité más fortalecido que como ingresó: es una legislación que puede ser aprobada en el Congreso y funcionar cuando sea implementada”, indicó Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

“De particular importancia es que los senadores demócratas del comité, y los senadores republicanos del Grupo de los Ocho que integran el panel, Lindsey Graham y Jeff Flake, de Carolina del Sur y Arizona, respectivamente, ayudaron a garantizar que la vía a la ciudadanía permanezca viable rechazando las enmiendas que querían minarla y aprobando algunas importantes mejoras. Con el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, prometiendo llevar el proyecto al pleno en junio, y el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, prometiendo no bloquearlo, parece que el Senado se encamina a hacer historia.  Nos sentimos más optimistas que nunca de que este es el año de la reforma migratoria”, concluyó.

En la audiencia inmigrantes que se beneficiarían de la reforma fueron testigos de la primera votación que avanza sus esperanzas.

Para Alejandra Chipana, una DREAMer de Maryland que llegó de Bolivia a los cuatro años, “es un momento de esperanza”.

“El primer paso, pero un gran paso adelante”, concluyó.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice