America's Voice English »

America's Voice

 

Ante la muralla invisible del racismo

 

Para todo mundo ha quedado claro que aquella imagen que Estados Unidos tenía como país idílico al que aspiraban, independientemente de su condición, los migrantes de cualquier parte del mundo ha quedado desdibujada, maltrecha. En casi tres años, el surgimiento de una nueva forma de tratar al “otro” ha modificado, quizá para siempre, su posibilidad de convertirse en una verdadera nación de bienvenida.

Se desconoce si, demográficamente hablando, acoger a los desvalidos haya sido su verdadera intención alguna vez, con todo y la existencia de una simbólica Estatua de la Libertad que ahora mismo ha sido devaluada por las políticas migratorias del actual gobierno; pero lo que es ya más que evidente es que en una buena parte de la sociedad estaodunidense ha germinado un profundo sentido de exclusión. Tan es así, que sus integrantes han logrado erigir como líder de este nuevo “movimiento” a un presidente que, a imagen y semejanza, los pinta de cabo a rabo. Y tienen la intención de mantenerlo otros cuatro años en la Casa Blanca.

Desde la amenaza de construir un muro para evitar el paso de indocumentados, hasta la tipificación malintencionada de los hispanos como delincuentes, o la intimidación al separar menores migrantes de sus familias, además de poner obstáculo tras obstáculo a los solicitantes de asilo, esa nueva corriente de pensamiento ha seguido avanzando, tanto en la sociedad como en la administración, a pesar de que la contraparte política y social organizada haya creado a su vez un movimiento de resistencia en diversos frentes —legal, político, social, comunitario— que, lamentablemente, no ha logrado detener ni la retórica antiinmigrante, ni el fortalecimiento del odio hacia las minorías.

Es esta una ecuación peligrosa que ha profundizado aún más la división de un país que se suponía había llegado a la madurez histórico-social donde no cabían ya esos fantasmas del pasado que tanto daño le habían hecho a la humanidad: racismo, xenofobia, indicios de fascismo, prejuicio social, entre tantos otros.

Pero estos han revivido de tal manera, que han desfigurado por completo el rostro del multiculturalismo que se había estado esculpiendo ante el resto del mundo desde la lucha por los derechos civiles. Ahora se nota que no a todos agradó esa etapa histórica y que, por el contrario, fue gestando una animadversión definitiva que logró salida con la aparición del actual ocupante de la Casa Blanca en la arena política.

Y a partir de ahí se estableció un nuevo parteaguas histórico que será de fácil análisis para generaciones posteriores, pero que ahora mismo hace ver como sociedad iniciática, inmadura, a una joven nación que lo tenía todo, incluso la posibilidad de ser el modelo de desarrollo mundial único, a pesar de su arrogancia como “lo mejor” que le haya ocurrido a la historia humana.

Esa es, por supuesto, parte de su propia mitología, y es por ello que aún representa ese ‘faro de esperanza” para muchos que literalmente nada tienen y que superando el orgullo por la tierra que los vio nacer, tienen que romper con esa necesidad de pertenencia a un origen y reinventarse en otras latitudes con el fin de no desvancerse como personas, como familia, como seres productivos y pensantes.

Pero han encontrado un muralla invisible que ahora mismo les frustra ese objetivo en Estados Unidos.

En ese sentido, está siendo complicado para este país retomar nuevamente su esencia inmigrante, pues ha perdido la hegemonía y la reputación que tenía incluso en ese tema; no será fácil, quizá, reeducar a las nuevas generaciones para extirpar el racismo de una vez y para siempre, pero no se debe dejar de intentarlo, por el bien de la humanidad, pues como lo apunta la Unesco en su reporte “Migración, desplazamiento y educación: construyendo puentes, no muros”, de su Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2019, “la migración y los desplazamientos siguen suscitando reacciones negativas en las sociedades modernas, explotadas a su vez por oportunistas que consideran beneficioso construir muros y no puentes”.

Pero ese será un proceso social a contracorriente que ahora mismo, en el contexto previo a las elecciones presidenciales de 2020, quedará varado ante el reforzamiento enfermizo de la retórica antiinmigrante, ante esa muralla invisible del racismo, que formará parte esencial de la campaña de quien actualmente detenta el poder.
________
Para leer este artículo en inglés, por favor consulte aquí.