tags: Comunicados

¿La “difícil” opción que enfrentan los líderes de la Cámara Baja republicana? En realidad es una muy simple

Share This:

La creencia popular se está desmoronando, los pretextos están perdiendo su credibilidad y todo se reduce a Boehner

Washington, DC – La creencia popular dice que el liderazgo de la Cámara Baja republicana tiene un problema intratable en sus manos en relación con el tema migratorio: una rebelde fracción política que se resiste a una reforma sensata porque sus miembros temen a contendientes en primarias, están preocupados por la oposición del Tea Party y piensan que sus blanqueados distritos los aíslan de la reacción latina.

 

En realidad, nada de ello es verdad. Esto es:

 

  • Decae el mitin antirreforma en Washington: Un mitin organizado en Washington por nativistas de Tanton Network esta semana demostró que la base de la oposición a la reforma migratoria no es tan poderosa como la creencia popular mantiene. Como lo dijo Michelle Cottle en el Daily Beast, “según suelen ser las protestas, la marcha antiinmigrante del lunes en el Capitolio no fue precisamente un éxito”. En referencia a sus aliados dentro del Capitolio, Joshua Cullins, de Americans for Tax Reform, le dijo a Molly Ball, de The Atlantic, que los miembros de línea dura de la fracción política republicana de la Cámara Baja consisten de “Steve King y sus cuatro amigos”.

 

  • El temor a contendientes en primarias de la derecha es exagerado: John Stanton, de Buzzfeed, escribe un importante análisis titulado “No, congresista, usted probablemente no perderá su trabajo si vota por la reforma migratoria”. Él llega a la conclusión de que “las entrevistas con agentes, asistentes de campaña y activistas de grupos como el Club for Growth and Heritage Action, así como la revisión de recientes datos electorales, sugieren que la probabilidad de que los republicanos enfrenten serios desafíos en primarias no sólo es exagerado, sino que probablemente no tendrá mucho que ver con inmigración”.

 

Con la exagerada creencia popular en referencia a la oposición a la reforma, sino es que equivocada, vale la pena recordar la verdadera dinámica y las oportunidades que están a la mano para la Cámara Baja:

 

  • La inmigración: una “batalla por el alma del Partido Republicano”: En un artículo de Molly Ball, publicado en The Atlantic, cita a una serie de estrategas conservadores. John Feery, un alto ex asistente del liderazgo republicano del Congreso, dijo: “Esta es la batalla por el alma del partido”, y se refirió a la fracción política de Steve King como un “grupo de odio”. Por su parte,  John Weaver lo resumió de manera sucinta y señaló: “No seremos un partido gobernante nacional por mucho tiempo si le damos la espalda a esta oportunidad de aprobar la reforma migratoria”. Steve Schmidt, un ex estratega de la campaña de George W. Bush y John McCain, puso la carga en el liderazgo republicano al decir: “Tenemos un fundamental déficit de liderazgo a la hora de enfrentarse a las voces ideológicas y radicales que dicen hablar en nombre del conservadurismo”.

 

  • Los republicanos no pueden apoyarse en medidas cosméticas o esconderse de los votantes latinos. Durante sus entrevistas de ayer con los medios hispanos, el presidente Obama hizo una importante declaración en referencia al camino que falta por recorrer a la reforma. El mandatario hizo notar que necesitamos aprobar una reforma integral en lugar de una fragmentada; reiteró que la vía a la ciudadanía “necesita ser parte del proyecto de ley” y criticó la idea de ofrecer una legalización que no conduzca a la ciudadanía porque “eso no es lo que somos como estadounidenses”. De acuerdo con la voz más influyente de los medios en español, el presentador de noticias de Univisión, Jorge Ramos, si la reforma fracasa, la comunidad latina y los medios en español culparán a Boehner y a sus colegas republicanos de la Cámara Baja. “En el 2016 los republicanos tienen la oportunidad histórica de compartir el crédito con los demócratas en el tema de la reforma migratoria y dejar atrás una maldición de años. Dieciséis millones de votantes latinos decidirán esa elección. Pero si, a pesar de todo, los republicanos apelan a los instintos antiinmigrantes de los más extremistas, perderán la Casa Blanca en el 2016 y pasarán muchos años antes de conseguir el perdón de los latinos”, escribió Ramos en un artículo titulado “¿Cómo perder la Casa Blanca en 2016?”

Según Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, “sólo en el Washington de hoy sería vista como problema para la fracción política republicana de la Cámara Baja una legislación que hiciera crecer la economía, redujera la deuda, restringiera la inmigración indocumentada, ayudara al Partido Republicano políticamente y gozara de apoyo público en 80%. Con cada endeble pretexto desmoronándose, todo se reduce a John Boehner. De hecho su opción es muy simple: existe actualmente una mayoría bipartidista por la reforma con vía a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos; debe encontrar la manera de que esa mayoría exprese su voluntad”.

 

Follow Frank Sharry and America’s Voice on Twitter: @FrankSharry and @AmericasVoice

America’s Voice — Harnessing the power of American voices and American values to win common sense immigration reform 

www.americasvoiceonline.org

###