tags: Comunicados

La derrota de Eric Cantor y la reforma migratoria: el papel que jugó, su significado y el futuro

Share This:

Washington, DC – Aquí está nuestra posición sobre la derrota del líder de la mayoría de la Cámara Baja, Eric Cantor (R-VA), el papel que jugó la reforma migratoria en su derrota en las primarias; el significado del resultado para las perspectivas inmediatas de la reforma migratoria y el impacto que podría tener en el futuro del Partido Republicano:

¿Cuál es el papel del tema migratorio en la derrota de Cantor?

Mientras el ganador de las primarias Dave Brat dijo ayer que la inmigración era “el tema más simbólico que capta la diferencia entre yo y Eric Cantor en esta contienda”, pasa por alto la pérdida más grande de su así llamada posición migratoria “pro amnistía”. En cuanto al fondo –no a los símbolos—, Cantor no era pro reforma sino el mayor obstáculo de ésta. Ha sido la principal persona de la Cámara Baja en bloquear el voto por la ciudadanía, y se ufanó de hacer campaña sobre su oposición a la reforma.

La supuesta adopción de Cantor hacia el KIDS Act nunca se movió de su fase retórica. Nunca presentó un texto de proyecto real, votó contra el DREAM Act y también por una enmienda de Steve King para quitar los fondos al programa DACA y someter a los DREAMers a la deportación. Su oposición  la reforma migratoria fue tan marcada que, de hecho, el representante Luis Gutiérrez fue al distrito de Cantor menos de dos semanas antes de la primaria para presionarlo, a fin de que dejara de obstruirla en la Cámara de Representantes.

El ángulo de “culpar a la inmigración” también pasa por alto el hecho de que en la misma noche que Cantor perdió la primaria republicana, el impulsor de la reforma, el senador Lindsay Graham (R-SC), ganó su primaria de manera rotunda. ¿Puede haber electorado más profundamente conservador que el de Carolina del Sur? Graham apoyó el tema de la inmigración, nunca dudó en adoptarlo y se aseguró de explicar cuidadosamente su posición pro reforma.

La razón principal por la que Cantor perdió no se debió a que fuese un impulsor de la reforma migratoria. No lo fue. Se debió a que demostró ser un hipócrita en el tema. Además, parecía más interesado en su ascenso al poder que en representar a sus votantes. En inmigración, le dijo a los electores de su distrito que iba a bloquear la reforma  y le expresó a la audiencia en Washington, DC, que quería hacer la reforma si Obama trabajaba con él.  En comparación con la defensa de principios de Lindsay Graham sobre la reforma migratoria, Cantor se mostró contradictorio sobre el tema. Brian Butler escribe en una aguda nota en The New Republic: “La lección de su derrota no es que la reforma migratoria sea particularmente nociva, sino que la derecha espera que sus líderes entiendan que ellos no pueden incorporar la energía del movimiento por propósitos tácticos, para después otorgarle solamente influencia selectiva en torno a grandes decisiones”. Y Jeff Schapiro dice en el Richmond Times-Dispatch, periódico de la ciudad natal de Cantor: “Las maniobras de Cantor en inmigración fueron ejemplo de un tema más amplio: una percepción entre los círculos republicanos de que Cantor, en su determinación de suceder a John Boehner como presidente de la Cámara Baja, parecía más interesado en posicionarse para la nueva fase que en adoptar una agenda distinta”.

¿Qué significa la derrota de Cantor para las perspectivas de la reforma migratoria? 

Para todo lo que se ha luchado por la suerte de la reforma migratoria, el hecho es que nada ha cambiado mucho. Como ha sido el caso desde hace una semanas, la oportunidad para una posible acción legislativa en el tema migratorio se está cerrando rápidamente; si el liderazgo de la Cámara Baja no hace algo para finales de junio, los republicanos habrán bloqueado la mejor oportunidad de promulgar una histórica ley de reforma migratoria en una generación; la oposición a hacer avanzar la reforma tiene eco solamente en una pequeña y estrecha parte del electorado; el Partido Republicano aún necesita ser parte de la solución de este tema si quiere rehacer su competitividad con los votantes latinos, asiáticos e inmigrantes, especialmente ahora que se acerca la elección de 2016; y si la Cámara Baja republicana declara oficialmente muerto el tema migratorio, el presidente Obama no tendrá otra opción que usar su autoridad para dar inicio al proceso de dar alivio y otorgar la reforma vía acción ejecutiva, hasta que una Cámara de Representantes comprometida con la reforma sea elegida y una solución permanente sea promulgada.

¿Qué significa la derrota de Cantor para el Partido Republicano? 

La derrota de Cantor tiene que ver menos con el futuro de la reforma migratoria y más con el futuro del Partido Republicano. ¿Enfrentará el Partido Republicano a la nihilista facción ‘que dice NO a todo’ con el fin de atraer más amplio apoyo del cambiante electorado estadounidense? ¿O escogerá repetir las políticas antiinmigrantes que lo perjudicaron enormemente en 2012 y convertirse en un partido regional en los años por venir? Este es el problema del Partido Republicano y eso definirá –para bien o para mal—su futuro.

Han pasado 348 días desde que el Senado aprobó su proyecto de reforma migratoria; quedan 16 para que la oportunidad se cierre

Siga a Frank Sharry y America’s Voice en twitter @FrankSharry y @AmericasVoice.

America’s Voice – Reuniendo el poder de las voces y los valores estadounidenses para lograr una reforma migratoria de sentido común

www.americasvoiceonline.org

###