tags: Comunicados

¿Está tratando el representante Bob Goodlatte de desbaratar la reforma migratoria?

Share This:

Goodlatte en torno a la reforma migratoria: Trataremos, pero si fallamos no importa;

Culparemos a los demócratas, ellos nos culparán a nosotros, y eso está bien;

Ofreceremos estatus legal, pero ciudadanía sólo a unos cuantos, y también está bien;

Es mejor que Boehner no confíe en este tipo para conseguir la reforma migratoria

Washington, DC – ¿Está tratando el representante Bob Goodlatte (R-VA) de desbaratar la reforma migratoria? Por supuesto que eso nos parece. Durante una reunión municipal anoche en su distrito de West Virginia, el presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Bob Goodlatte (R-VA), mostró por qué el liderazgo republicano no debería confiar en él para ser la persona de contacto en la reforma migratoria.

Aquí van algunos puntos significativos y sus implicaciones respecto de los comentarios del representante Goodlatte:

  • El representante Goodlatte parece preparado y cómodo en recibir un “no” en inmigración. Según Elise Foley, de Huffington Post, el representante dijo: “Aun cuando esto [la reforma migratoria] no logre ser firmado por este presidente –porque se me hace difícil, tal como a ustedes, prever que firme algunas de esas cosas–, no significa que no deberíamos al menos mostrar al pueblo estadounidense que estamos interesados en resolver este grave problema que tenemos en el país”. ¿Traducción? A pesar del hecho de que la mayoría de la gente y de que una mayoría bipartidista en la Cámara Baja respaldan la reforma con vía a la ciudadanía, parece que Goodlatte pretende obtener un “no”. ¿Por qué él desearía ese resultado? Porque odia el proyecto de ley bipartidista del Senado, no quiere entrar en una negociación –que podría llevar un enfoque integral al cual se opone—y quiere posicionar a los republicanos a ser competitivos en el juego de echar la culpa que seguiría tras la desaparición de la reforma. Si estamos en lo correcto, quiere pretender que quiere lograr la reforma, quiere que una mayoría de la Cámara Baja republicana esté de acuerdo con sus proyectos de ley y, entonces, cuando los demócratas digan que no es suficiente, tratar de culparlos de “bloquear la reforma”, como si el Partido Republicano fuera alguna vez a ganar el juego de culpar en el tema de la reforma migratoria.   
  • Tenga cuidadao, Boehner: Muchos defensores de la reforma, de todo el espectro, creen que Boehner y otros del liderazgo de la Cámara Baja realmente quieren que se logre la reforma migratoria este año, la quieren de tal manera que equilibre las preocupaciones de los republicanos y los demócratas, y quieren respaldar el tema a fin de que el Partido Republicano empiece a rehacer su competitividad con latinos, asiáticos y otros votantes que forman parte de la “coalición ascendente”. Pero tiene que escoger a qué caballos apostar: el bipartidista Grupo de los 7, que ha luchado para colocar su propio proyecto de ley integral, o Goodlatte y Trey Gowdy (R-SC), que encabezan los comités de jurisdicción. A principios de año, el G7 parecía ser la opción favorecida. Ahora no está tan claro. Bueno, Boehner debería tener mucho cuidado. Si quiere la reforma y Goodlatte es el caballo por el que apuesta, es más probable que termine sin un resultado legislativo y lleno de excusas huecas.
  • Goodlatte está equivocado en el deseo de los inmigrantes indocumentados por la ciudadanía contra un estatus de “subclase permanente”. En relación con los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, Gooodlatte ha cambiado. Ahora favorece el estatus legal para la mayoría y ciudadanía para algunos, especialmente niños y aquellos con familia y demandas de empleo. Pero si la mayoría no va a ser elegible para los derechos y responsabilidades completos de la ciudadanía, ¿cómo justifica esta exclusión? Asegurando que “una gran cantidad de personas que no están legalmente aquí, lo que más quieren es estarlo”. ¿Traducción? Goodlatte cree que su alternativa de “subclase permanente” en lugar de la ciudadanía es de hecho lo que los inmigrantes indocumentados quieren. Sin embargo, una encuesta de abril de 2013 entre inmigrantes latinos indocumentados realizada por Latino Decisions encontró que el 87% expresó su intención de convertirse en ciudadanos estadounidenses si se aprobara la reforma migratoria. Por otra parte, es difícil ver cómo el Partido Republicano compone su imagen con los votantes latinos diciendo a los inmigrantes de ese origen  que queremos que trabajen para nosotros, sólo que no queremos que sean uno de nosotros.

Siga a Frank Sharry y America’s Voice en Twitter: @FrankSharry y @AmericasVoice

America’s Voice: Reuniendo el poder de las voces y los valores estadounidenses para lograr una reforma migratoria de sentido común

www.americasvoiceonline.org

###