tags: Comunicados

El poder del voto latino le va cambiando el rostro político a Arizona

Share This:

El creciente voto latino de Arizona continúa su marcha en los esfuerzos de ciertos sectores para tornar este republicano estado en uno pendular o incluso azul demócrata. En cada elección previa ha habido progreso, y este año no será la excepción.

Las coaliciones de organizaciones que registran y movilizan votantes, incluyendo One Arizona, de quien forma parte Mi Familia Vota, entre otras,  ya sobrepasó su meta y ha registrado a 100 mil nuevos votantes latinos y espera llegar a 120 mil en los días que restan.

En este estado la comunidad inmigrante, y en consecuencia la hispana en general, han sido apabulladas por figuras y políticas antiinmigrantes: el alguacil del Condado de Maricopa, Joe Arpaio; la exgobernadora Jan Brewer y la antiimigrante SB 1070. Y ahora el candidato presidencial republicano, Donald Trump, se suma a la lista con el apoyo de toda la batería antiinmigrante del estado.

Una comunidad que es atacada se organiza y, con el paso de los años, esa se ha convertido en una realidad en Arizona. En 2010, el impacto de la SB1070 no sólo en la comunidad indocumentada sino en ciudadanos y residentes permanentes afectados por el uso de perfiles raciales, intensificó los esfuerzos de registrar y movilizar votantes.

“Es una lucha que viene de antes del 2010, pero a partir de la SB1070 fue el momento histórico en que muchos en Arizona decidieron salir a registrar votantes latinos, porque esa ley representaba mucho odio y queríamos pararlo. Y encima de todo, tenemos un candidato a la presidencia que está hablando solamente mal de nuestra comunidad y nos está atacando”, declaró Eduardo Sáinz, director estatal de Mi Familia Vota en Arizona.

“Las elecciones en este estado se han puesto más y más reñidas cada año, pero los republicanos no han logrado entender que atacándonos, asustándonos, evitando que votemos, aprobando leyes para que se nos haga más difícil la votación, sólo están insultando más a nuestra comunidad. Pero esta comunidad se va a dar cuenta de que es un grupo de personas y un partido en especial quienes nos han estado atacando por muchos años, en este estado y a nivel nacional”, dijo, por su parte, Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota.

El último aspirante presidencial demócrata en ganar Arizona fue Bill Clinton durante su reelección en 1996.

En el 2008, el demócrata Barack Obama perdió Arizona por apenas nueve puntos porcentuales, pese a ser el estado del entonces contendiente presidencial republicano, el senador John McCain.

Aunque la antiinmigrante SB 1070 intensificó los esfuerzos de registro y movilización de votantes, en 2012 el aspirante republicano, Mitt Romney, le ganó a Obama este estado fronterizo 54% sobre 44%.

Según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), en Arizona hay 625,464 votantes latinos registrados, 17% del total de electores registrados en ese estado.

Y hay factores que pueden ir colocando a Arizona en la lista de estados pendulares: el alza en la población latina, sobre todo de personas elegibles para votar, y un Partido Republicano empecinado en alejar a este importante sector electoral.

Pero aquí, como en otros estados en juego, hay otro factor: que los demócratas inviertan y cortejen a ese voto latino. Hacerlo puede alterar el mapa electoral en algunos sectores obrando a su favor.

Si los demócratas no creen en la importancia de no dar por sentado el voto latino, que escuchen a Santiago, un ecuatoriano que trabaja en un valet parking en Phoenix.

“Poco a poco hemos visto los inmigrantes cómo han cambiado las cosas en Arizona…Cómo nuestras voces se han ido escuchando a pesar de tanto ataque. Hemos despertado, tanto que incluso ahora podemos ver las cosas de otro modo. Por ejemplo, los candidatos a la presidencia… ninguno me inspira confianza. El pasado oscuro de Hillary Clinton me frena para apoyarla totalmente, pero Donald Trump… ese tipo es un payaso. Ojalá no gane, pero ya ve cómo son los americanos. Con ellos nunca se sabe”, advirtió.

“Siempre he dicho que Arizona está a muy poco tiempo de convertirse en otro California. Yo vengo de ese estado, donde tuve la oportunidad de luchar contra la Ley (antiinmigrante) 187, que hizo despertar y movilizarse a nuestra comunidad. Mucha gente dice, “California cambió”. No, no y no: nosotros los votantes latinos cambiamos a California”, afirmó Monterroso sobre el hecho de que California es un estado predominantemente demócrata y donde una comunidad hispana e inmigrante y votante fue crucial en ello.

Ahora ese voto latino espera lograr lo mismo en Arizona.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice y David Torres es asesor de medios en español de America’s Voice. 

Ben Monterroso, el poder del voto latino como norte

Ben Monterroso, Director Ejecutivo de Mi Familia Vota, tiene una misión: cambiar el rostro político del país, estado por estado, con el voto latino como arma. Y con eso en mente, en cada ciclo electoral se da a la tarea de seguir ampliando la cifra de votantes latinos registrados y movilizados a las urnas.

Ben Monterroso, Director Ejecutivo de MFV.
Ben Monterroso, Director Ejecutivo de MFV.

Mi Familia Vota integra una coalición de grupos que se han puesto manos a la obra para garantizar que el voto latino diga presente el 8 de noviembre y que saque provecho del enorme potencial que tiene incluso para decidir elecciones.

Mi Familia Vota tiene presencia en varios estados clave para el triunfo presidencial y America’s Voice entrevistó a Monterroso en Arizona, un estado que ha sido epicentro de la lucha contra políticos y medidas antiinmigrantes como la SB1070.

Eduardo Sáinz, director estatal de MFV en Arizona.
Eduardo Sáinz, director estatal de MFV en Arizona.
Miembros de MFV-AZ en la oficina de Phoenix, a punto de salir a registrar votantes.
Miembros de MFV-AZ en la oficina de Phoenix, a punto de salir a registrar votantes.
Daniela Camargo, de MFV-AZ, registrando votantes afuera de un supermercado en Phoenix.
Daniela Camargo, de MFV-AZ, registrando votantes afuera de un supermercado en Phoenix.

Daniela Camargo 2

Daniela Camargo 3

En sus palabras:

“Hemos estado trabajando en Arizona desde 2004, de tal modo que para 2010, cuando se aprobó la Ley SB1070 —una versión de la (Proposición) 187— vimos cómo la comunidad respondió de igual manera a como lo hizo en California. Y específicamente en este año de elecciones vemos que el interés de los latinos es mayor.

“Ese trabajo lo están haciendo los jóvenes. Hay jóvenes de 15 años y el más viejo de todos creo que tiene 23. Cuando miras ese poder, sabes que sólo es cuestión de tiempo para que nuestra comunidad participe más que ahora.

“Esto no lo ha hecho solamente Mi Familia Vota, quiero dejarlo claro, porque yo creo que el cambio en nuestra comunidad no lo puede hacer una sola organización, se necesita trabajar en comunión.

“Así que considero que el momento del movimiento latino ha llegado. Después de 2020 es nuestro año. ¿Por qué? Porque en el 2020 no solamente hay una elección de presidente, sino también hay un censo y obviamente luego se va a llevar a cabo la redistritación. Cuando los nuevos distritos queden rediseñados se van a dar cuenta de que el poder latino va a tener que ser escuchado. Los jóvenes que tienen ahora 12 años, en 6 años más estarán votando. Así que no nos falta mucho.

“De tal modo que gane quien gane las elecciones, va a tener que gobernar con los latinos dentro de Estados Unidos. Y no vamos a dejar de crecer y eventualmente vamos a gobernar. Así va a ser”.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice y David Torres es asesor de medios en español de America’s Voice.