tags: Comunicados

Cientos de religiosos de Iowa llaman a una reunión de emergencia con el secretario del DHS y la directora de ICE sobre el caso del pastor Max

Share This:

Cientos de religiosos de Iowa llaman a una reunión de emergencia con el secretario del DHS y la directora de ICE sobre el caso del pastor Max

Casi 400 líderes de la Iglesia Menonita de Estados Unidos y el Clero Cristiano de diversas denominaciones envían una carta al gobierno en apoyo del pastor Max y su familia

Washington, DC – Sumándose a la creciente coalición de voces que claman por la inmediata liberación del pastor Max Villatoro de la custodia de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), cerca de 400 clérigos de la Iglesia Menonita de Estados Unidos y diversas denominaciones Cristianas se unieron hoy y enviaron una enérgica petición al secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson, y a la directora de ICE, Sarah Saldaña, para una reunión de emergencia sobre el caso del pastor Max:

 La carta y la creciente lista de firmantes está disponible en línea. Se reproduce el texto completo de la carta enseguida:

Secretario Jeh Johnson

Departamento de Seguridad Nacional

Directora Sarah Saldaña,

Oficina de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos

19 de marzo de 2015

Apreciados secretario Johnson y directora Saldaña:

El clero de la Iglesia Menonita de Estados Unidos y el clero Cristiano de muchas denominaciones solicitan una reunión de emergencia o conferencia con ustedes para hablar sobre la detención y deportación pendiente del pastor menonita de Iowa, Max Villatoro.

A la comunidad religiosa de Iowa junto con los menonitas de costa a costa les sorprendió cuando la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) detuvo al pastor Max el 3 de marzo. Él es un miembro de la comunidad desde hace mucho tiempo y pastor de la Iglesia Menonita Torre Fuerte, que se reúne en la Primera Iglesia Menonita de la ciudad de Iowa. También es padre de cuatro niños ciudadanos estadounidenses.

El pastor Max fue detenido por el delito menor de OWI (operar un vehículo mientras se está intoxicado) cuando tenía 24 años. Ahora que está en sus 40, el pastor Max ha sido un cristiano profundamente comprometido durante los últimos 15 años y un respetado líder religioso en la ciudad de Iowa por los pasados cinco. El presidente de Estados Unidos ha manifestado públicamente que está comprometido a mantener a las familias unidas. El pastor Max es exactamente el tipo de persona que debería tener una segunda oportunidad, no ser deportado. Hay claros factores en su caso que indican que él no es una amenaza para la seguridad nacional, fronteriza o pública, y por lo tanto no debería ser una prioridad para aplicar la ley como lo establece el memorándum del 20 de noviembre de 2014, del secretario del DHS, Jeh Johnson.

Además, si el pastor Max Villatoro es deportado a Honduras no solamente su familia, su iglesia y su comunidad resultarán devastadas, sino que su vida estará en peligro.

Debido a la urgente naturaleza de su caso, les pedimos que se reúnan con nosotros lo antes posible.

Respetuosamente,

400 clérigos de la Iglesia Menonita de Estados Unidos y diversas denominaciones Cristianas

Lea más sobre el caso del pastor Max aquí.

Siga a Frank Sharry y America’s Voice en twitter @FrankSharry y @AmericasVoice. 

America’s Voice – Reuniendo el poder de las voces y los valores estadounidenses para lograr una reforma migratoria de sentido común

www.americasvoice.org