tags: Análisis

Y continuamos con las soluciones migratorias a medias

Share This:

08/07/09 a 4:41pm por Maribel Hastings

El Senado federal, con apoyo de 21 demócratas, aprobó en votación 54-44 una enmienda del senador republicano de Carolina del Sur, Jim DeMint, al plan de gastos del Departamento de Seguridad Interna (DHS), pidiendo que para el 31 de diciembre de 2010 se completen cuando menos 700 millas adicionales de vallas en la frontera con México. Entre esos demócratas está el presidente del panel de Inmigración del Senado, Charles Schumer, senador demócrata de Nueva York, y las dos senadoras demócratas de California, Bárbara Boxer y Dianne Feinstein.

El Senado también aprobó otra enmienda del senador republicano de Alabama, Jeff Sessions, para ampliar de manera permanente el programa E-Verify que verifica la elegibilidad de trabajadores con bancos de datos del gobierno. Doce demócratas y un independiente votaron en contra de una medida que habría dejado de lado la enmienda de Sessions. Todavía el plan que apruebe el Senado tiene que conciliarse con la versión de la Cámara Baja que amplía el E-Verify por dos años.

Hay más. El propio DHS anunció que a partir del 8 de septiembre las empresas que obtengan contratos federales deberán implementar el programa E- Verify de forma obligatoria.

El DHS rescindió del programa de cartas de discrepancia del Seguro Social que se envían a trabajadores cuyos datos no coinciden con los del Seguro Social, pero piensa implementar vigorisamente el programa E-Verify.

El problema sigue siendo el mismo porque E-Verify se basa en datos del Seguro Social que diversos grupos han denunciado por estar plagados de errores que pueden resultar en que ciudadanos y residentes legales pierdan sus trabajos por errores clericales, sin contar con el potencial de discriminación.

Pero la Secretaria del DHS, Janet Napolitano, aseguró que se están tomando las medidas necesarias para minimizar los errores y dijo que el programa E-Verify “es una herramienta inteligente, simple y efectiva que refleja nuestro constante compromiso de trabajar con los empleadores para mantener una fuerza laboral legal”. Pero más de 12 millones de indocumentados seguirán en la misma situación.

El argumento demócrata es que para avanzar la reforma migratoria en el Congreso hay que demostrar un sólido compromiso con la aplicación de leyes (aunque muchas de ellas sean contraproducentes). Esperamos que la administración demuestre el mismo entusiasmo para concretar el compromiso formulado por los demócratas encabezados por Barack Obama de promover una reforma migratoria amplia y dejen de lado las soluciones a medias que no hacen nada para sacar de las sombras a los más de 12 millones de indocumentados entre nosotros

Seguimos en compás de espera.