tags: Análisis

Que despidan ya a Lou Dobbs

Share This:

16/09/09 a 8:04pm por Columnista Invitado

Comparto esta informativa y muy precisa columna del escritor, columnista y comentarista Roberto Lovato, publicada ayer en La Opinión, sobre la campaña que Presente.org y otros grupos han emprendido para exigirle a CNN que despida de una vez a su presentador anti inmigrante Lou Dobbs, si es que quiere rescatar algo de su reputación como “el nombre más confiable en las noticias”. America’s Voice apoya la campaña de Presente.org y urge a todos a firmar la petición porque ¡Ya Basta de Dobbs!

Por Roberto Lovato

Lou Dobbs transmite su show de radio hoy desde una conferencia nacional de cabilderos, promovida por la Federación para Reforma Americana de Migración (FAIR), un grupo fundado por un nacionalista blanco y definido como grupo de odio por el Southern Poverty Law Center.

En momentos en que estudios documentan la creciente relación entre incitación a odio antiinmigrante y la violencia contra Latinos, la aparición de Dobbs en el evento de FAIR genera profundas preocupaciones entre aquellos contra quien dirige sus casi diarias diatribas: inmigrantes y latinos.

Durante años, Dobbs y CNN contaron con que muchos de los latinos que sufren el peso de sus sistemáticos asaltos en los medios, o sea los inmigrantes hispanoparlantes, desconocían la amenaza que representaba. No debe sorprender que CNN no traduce a Dobbs en su transmisión de CNN en Español.

Pero esto está cambiando. Los latinos hacen cada vez más la conexión entre el racismo en los medios y la discriminación en sus lugares de residencia, y llegan a una conclusión simple y a la vez histórica: Lou Dobbs es la persona más peligrosa para los latinos en Estados Unidos.

Por esa razón, Presente.org junto con docenas de organizaciones latinas en todo el país demandan a partir de hoy que CNN se deshaga de Dobbs. Y no estamos solos. En las próximas semanas, el presidente de CNN Jon Klein será inundado por un coro nacional que le pide dejar de promover el tipo de “noticias” que representa Dobbs.

Desde la perspectiva latina, Klein y CNN deben responder si quieren mantener al menos una semblanza de credibilidad en el mercado latino. Si CNN no cumple con su reclamo de ser “el nombre más confiable en las noticias” arriesga perder al grupo demográfico de más rápido crecimiento en Estados Unidos.

El extremismo de Dobbs puede verse y oirse casi cada noche y consiste de tres pilares: una obsesión con los inmigrantes y los latinos; la promoción de mitos sistemáticos referentes a inmigrantes y latinos, y más peligroso aun, proveer una plataforma para líderes de algunos de los grupos anti latinos más radicales y más violentos.

Más que ningún otro en el mundo de las noticias, Dobbs ha declarado la guerra contra los que llama “invasores” y “extranjeros” (aliens). De acuerdo con el grupo de observación Media Matters, por ejemplo, entre el 1 de enero y el 23 de julio de este año, Dobbs incluyó segmentos sobre inmigración en 77 de sus 140 horas de transmisión.

Con tanto tiempo dedicado a calumniar a los latinos, tuvo muchas oportunidades para difundir falsa información. Por ejemplo, ha culpado a los inmigrantes latinos de una epidemia de lepra, lo que fue ampliamente negado, y recalca la criminalidad de los latinos con la salvaje exageración de que los “ilegal aliens” ocupan la tercera parte de las celdas en nuestras prisiones y cárceles.

También ha tenido suficiente tiempo como para recibir a extremistas como FAIR, el grupo Minuteman y el controversial sheriff de Arizona, Joe Arpaio, a quien llamó “un modelo para el resto del país”.

Los ataques incesantes de Dobbs contra los latinos y los inmigrantes le generaron una audiencia de seguidores entre los nativistas y aquellos que comparten sus puntos de vista extremistas. Pero su popularidad hace de él al mismo tiempo un blanco. Cada vez más, Dobbs se ha convertido en la cara del sentimiento anti latino en este país, y su posición en CNN, que sigue siendo sin embargo una legítima organización de noticias, lo hace vulnerable.

El movimiento para alejar a Dobbs marca un cambio crítico en la dirección del activismo latino en Estados Unidos. Fue previsto en 2006, cuando la tecnología y los medios sirvieron para que centenares de miles salgan a marchar a las calles, flameando banderas, batiendo tambores y demandando el cambio. Y ahora, cuando se hace dolorosamente clara la función que un medio nacional puede cumplir en difundir mitos y falsa información, vemos una nueva etapa en la actividad latina.

Estas batallas se librarán tanto en la calle como mediante el internet, o mensajes de texto en teléfonos celulares, o en blogs. Paradójicamente, debemos agradecer a nadie más que a Lou Dobbs por este nuevo movimiento. El hombre más peligroso para los latinos en Estados Unidos ha hecho más que cualquier otro para unificarnos en nuestra lucha por los derechos civiles.

Roberto Lovato es integrante fundador de Presente.org y escribe para New America Media, The Nation y otros medios