tags: Análisis

Movilizando el voto latino en Colorado

Share This:

19/10/10 a 11:15am por Maribel Hastings

Por Maribel Hastings –

DENVER – No todos los días uno se cruza con esta escena: dos inmigrantes dominicanas votantes movilizando a electores por los vecindarios de Denver, Colorado, muchos de ellos hispanos de segunda, tercera y cuarta generación, y otros naturalizados que votarán por primera vez el 2 de noviembre.

Jackie Garza y Wendy Peterson se mueven sin pausa y con mucha prisa para abarcar el mayor número de hogares. Su objetivo es contactar a votantes jóvenes, muchos que sufragaron por primera vez en 2008 o que se registraron recientemente, y electores con baja propensión a votar.

Ambas son voluntarias con Mi Familia Vota, una de varias organizaciones a nivel nacional que se ha dado a la tarea de registrar electores y de garantizar que voten por adelantado o el 2 de noviembre. Visitan un promedio de 20 a 40 casas por hora, dependiendo de la ubicación.

Estas organizaciones están destinando 5.4 millones de dólares a los esfuerzos de movilización del voto latino a través del país, particularmente en estados y distritos con contiendas cerradas donde los electores latinos podrían ser decisivos.

Jackie señala que la economía y la educación son temas centrales para los votantes hispanos de Colorado, pero también lo es la inmigración. “Para mí tiene mucha importancia porque yo soy inmigrante, mis padres son inmigrantes, mi familia es inmigrante y Estados Unidos se basa en los inmigrantes”.

En uno de los hogares visitados, la señora que responde dice que “los trabajos son importantes y también creo que se tiene que lidiar con la inmigración. Nos buscamos el problema en que estamos metidos y ahora hay que arreglarlo, pero no a costa de las personas que sólo están tratando de velar por ellos y por sus familias La gente que está aquí y no son criminales deben tener la oportunidad de hacerse ciudadanos”, expresó.

Las posturas de los candidatos en el tema migratorio, dijo, serán un factor para decidir por quién votará.

Entre casa y casa, Wendy comenta que se ha topado con votantes hispanos que “no andan muy contentos con Obama”. “Se enamoraron y se desilusionaron”.

Precisamente porque no ha habido reforma migratoria, dice, el asunto sigue siendo importante para estos electores.

“La mayoría de las personas que tienen sus papeles arreglados tienen familia, amigos que no tienen documentos y desean que ellos también puedan realizar sus sueños de estar legales en el país. Este tema moviliza a la gente porque las familias quieren estar unidas”, señala Wendy.

En otra parte de la ciudad, en un restaurante de comida mexicana, la joven mesera hispana de 18 años de edad, asegura que no tiene claro si votará porque los candidatos están centrados en mucho ataque personal y no en explicar sus plataformas.

Su preocupación son los empleos pero la inmigración y el DREAM Act son importantes porque tiene amigos indocumentados “y no quiero que los paren o algo y los manden de regreso a México”.

Diana, dueña de un puesto de tacos, indica que su motivación para votar es que “queremos ayudar con lo de la inmigración, la economía, la salud y la educación, pero principalmente es la inmigración. No nos gustan las leyes que se están pasando. Hay mucho prejuicio”.

En una de las casas del vecindario visitado por Jackie y Wendy, Ricardo dice con timidez que obtuvo la ciudadanía recientemente, se registró y votará por primera vez en noviembre.

Sus motivaciones son “la economía y la inmigración”. “Que los arreglen a todos si se puede…Ojalá que ellos también puedan obtener su legalización”.

En la casa donde estaba Ricardo vive una señora residente legal que agregó: “tengo amigos y familia que no tienen sus papeles. Ojalá y se diera (la reforma). Que sea verdad. Que no sea nada más una promesa”.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva y analista de America’s Voice

Mira el video aquí: http://www.youtube.com/watch?v=8nXMEP4iC-8