tags: Análisis

Legalización y crecimiento económico

Share This:

14/04/09 a 1:13pm por Maribel Hastings

Esta semana de pago de impuestos -mañana 15 de abril-, es muy propicio recordar que Estados Unidos, aquejado por una recesión económica, recibiría miles de millones de dólares adicionales en pagos tributarios si se regularizara la situación migratoria de millones de indocumentados.

“Por experiencia y análisis sabemos que un programa de legalización contribuye al crecimiento económico”, declaró Dan Siciliano, decano asociado de la Universidad de Stanford.

Hace dos semanas publicamos un estudio del Instituto William C. Velásquez preparado por el doctor Raúl Hinojosa-Ojeda, sobre cómo puede estimularse la economía a través de la legalización de trabajadores.

Hinojosa-Ojeda, director ejecutivo del Centro de Desarrollo e Integración de Norteamérica de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), dijo entonces a America’s Voice, que, por ejemplo, la promulgación de la Ley de Reforma y Control de Inmigración (IRCA) de 1986 resultó en mayores ingresos para los trabajadores legalizados, mayor consumo que benefició a la economía, y mayores impuestos al fisco en medio de la recesión de fines de los ochenta y principios de los noventa y lo mismo sucedería con un nuevo programa de legalización.

Esta semana el Immigration Policy Center (IPC) recopiló en un documento toda una serie de cifras de diversas fuentes que refuerzan la idea de que desde el punto de vista estrictamente económico, un plan de legalización beneficiará a Estados Unidos.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), la promulgación de la reforma migratoria amplia de 2006 le habría supuesto al fisco 66,000 millones de dólares en nuevos ingresos en un lapso de diez años mediante el pago de impuestos sobre ingresos y sobre nómina.

Y la cifra habría sido suficiente para compensar por los 54,000 millones de dólares en gastos directos durante el mismo periodo por créditos tributarios, servicios de Medicaid, Medicare, Seguro Social y estampillas de alimentos para los que serían elegibles los inmigrantes y sus familias.

En el mismo periodo de diez años, el costo de la aplicación de leyes migratorias habría ascendido a 64,000 millones de dólares.

Quienes tachan de amnistía cualquier plan de reforma migratoria amplia ignorando los argumentos económicos más simples en favor de dicha reforma, deberían prestar atención a las declaraciones de un republicano, el ex Secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, durante una presentación ante el Latino Economic Summit aquí en Washington en días atrás.

Entre otras cosas, Gutiérrez indicó que nunca ha habido una era de prosperidad en Estados Unidos que no haya ido de la mano con la inmigración.

“Si queremos ser una nación de prosperidad, si queremos crecer y seguir siendo la economía más grandiosa del mundo, no podemos hacerlo sin la inmigración, y es por eso que tenemos que seguir hablando de la importancia de la reforma migratoria, no como un asunto estrecho y limitado a los latinos, sino como un tema macroeconómico. No podemos crecer (económicamente), a menos que tengamos una reforma migratoria”.

Sentido común.