tags: , , , , Análisis

La manera en que Donald Trump está vituperando a Alicia Machado dice mucho sobre sus imparables ataques en contra de mujeres, latinos e inmigrantes

Share This:

Washington, DC – Presentamos un nuevo artículo de Lynn  Tramonte publicado en Medium, titulado “Alicia Machado encaró a un bravucón”, seguido de un comunicado de Frank Sharry, Director Ejecutivo de America’s Voice, en relación con los esfuerzos de Trump por calumniar a Alicia Machado.

Lynn Tramonte, subdirectora de America’s Voice, hace un recuento del valor de Alicia Machado en su batalla contra los racistas y fanáticos ataques de Trump. El artículo completo está disponible aquí y se reproduce enseguida:

Claramente, Alicia Machado tiene enfurecido visiblemente a Donald Trump. Él se levantó temprano esta mañana e inmediatamente empezó a tuitear más basura acerca de ella:

Donald J. Trump ✔@realDonaldTrump: Wow, Crooked Hillary was duped and used by my worst Miss U. Hillary floated her as an “angel” without checking her past, which is terrible!

Donald J. Trump ✔@realDonaldTrump: Using Alicia M in the debate as a paragon of virtue just shows that Crooked Hillary suffers from BAD JUDGEMENT! Hillary was set up by a con.

Donald J. Trump ✔@realDonaldTrump: Did Crooked Hillary help disgusting (check out sex tape and past) Alicia M become a U.S. citizen so she could use her in the debate?

Machado se está convirtiendo rápidamente aquí en un apellido muy familiar, por la misma razón que la familia Khan es ahora conocida en todo Estados Unidos.

La señora Machado ha tenido experiencia personal directa con el racismo y el sexismo de Donald Trump, y ella se ha atrevido a hablar. Lo avergonzó frente a una audiencia nacional. Y, como el bravucón que es, respondió de la única manera que sabe: con mentiras e insultos. Mientras tanto, sus amigos —llamados líderes republicanos— lo están respaldando en lugar de confrontarlo.

Imaginen la escena: un patio de escuela lleno de niños durante el recreo. Luego de años de aguantarlo, La Mujer finalmente enfrenta al Gran Bravucón. Ella lo hace valientemente. Lo hace frente a todos. ¿Cómo reacciona este Gran Bravucón? Él arremete con el fin de afectar los aspectos más vulnerables de ella. La imagen de su cuerpo. Su sexualidad. Su derecho a estar en este país.

Los aliados del Gran Bravucón —en este caso Newt Gingrich y Paul Ryan, entre otras figuras republicanas nacionales— se le unen en el escarnio o se colocan silenciosamente en su apoyo. Ciertamente no se ponen del lado de La Mujer y sí lo respaldan a él.

En el Momento Machado de Trump, los estadounidenses están viendo no solamente cómo se comporta este hombre: su temperamento, su forma de considerar como objetos a las mujeres, su evidente racismo. También están viendo cómo los “líderes” republicanos abordan el tema. Hasta el momento, lo siguen respaldando. Vaya forma de manchar a su partido.

Como lo puntualizaron Ryan Grim y Emily Peck en el Huffington Post, sería “justicia poética” si los obsesivos ataques de Trump contra dos inmigrantes —Khizr Khan y Alicia Machado— fueran el detonante del fracaso de su campaña.

En este hermoso texto “Por todas las ‘Señoritas Empleadas de Limpieza’, entre ellas mi mamá”, mi amigo Gabe Ortiz escribió: “cuando Donald Trump intenta denigrar a Alicia Machado al decirle “Señorita Empleada de Limpieza”, es algo personal. Donald Trump no sólo la insulta a ella, sino me insulta a mí y a muchas otras ciudadanas estadounidenses empleadas de limpieza y trabajadoras domésticas que son nuestras madres. Nuestro mensaje para Donald Trump debe ser claro: no olvidaremos y vamos a votar”.

En vida, cuando El Gran Bravucón finalmente sea vencido, sus aliados que lo defendieron caerán también con él. Y esos son ustedes, líderes republicanos.

Los votantes, enfadados por los ataques de Trump contra mujeres, inmigrantes, musulmanes y otros estadounidenses —incluso familias de militares y jueces— no solamente están horrorizados y enojados con Trump el Bravucón. Su complicidad —activa o en silencio— también los llena de coraje.

Comunicado de Frank Sharry en relación con los esfuerzos de Trump por calumniar a Alicia Machado:

Un inmigrante se atreve a hablar. Él o ella desafía a Donald Trump por minimizar y deshumanizar a grupos enteros de estadounidenses. Entonces Trump y quienes lo defienden persiguen al inmigrante con todas las calumnias e insinuaciones que puedan reunir.

Eso pasó con Jorge Ramos, un ciudadano naturalizado proveniente de México, cuando desafió a Trump durante una conferencia de prensa. Primero, Trump lo ignoró como si Ramos ni siquiera estuviese ahí. Entonces Trump le dijo a Ramos furiosamente que se sentara. Luego de decirle que “regresara a Univision”, ordenó a su guardaespaldas que lo echara de la conferencia de prensa. Mientras Ramos era escoltado por la sala hasta sacarlo de la conferencia, un seguidor de Trump le dijo: “Vete de mi país”. Ramos respondió tranquilamente: “Este es mi país, también soy ciudadano de Estados Unidos”.

Eso pasó con la familia Khan, cuando los padres de un Héroe de Guerra desafiaron durante la Convención Demócrata la ignorancia de Trump sobre la Constitución de Estados Unidos y su falta de sacrificio personal. Entonces Trump los empezó a acosar, enfocándose en la apesadumbrada madre, Ghazala, por no haber hablado durante la presentación de su esposo Khizr. Ghazala respondió con un poderoso artículo en elWashington Post y en entrevistas de TV. Mientras tanto, los amigos de Trump acusaron falsamente a los Khan de estar asociados con la Hermandad Musulmana.

Eso pasó cuando Hillary Cinton retomó la historia y el nombre de Alicia Machado. Insultada y acosada por Trump debido a que subió algunas libras de peso cuando era Miss Universo hace 20 años, ella ha empezado a hablar abiertamente. Se convirtió recientemente en ciudadana con el fin de votar en contra de Trump y a favor de Clinton. Ahora Trump, en la tormenta de tuits de hoy, está triplicando sus ataques. Insinúa que ella tiene un pasado delictivo, que participó en una película pornográfica y que su vía a la ciudadanía fue lograda mediante corrupción y ayudada por Clinton y los demócratas, nada de lo cual es cierto.

¿El objetivo? Enlodar, acosar, intimidar, silenciar.

¿El mensaje? Tú no eres un igual. No eres uno de nosotros. Si me desafías, te aniquilaré.

¿El contexto? Cuando él dice que hará grandioso a Estados Unidos otra vez, quiere decir que va a poner a los afligidos hombres blancos de nuevo por encima de todos; a poner a las mujeres en su lugar; y decir a los inmigrantes que se callen y que se vayan.

El patrón de calumnias y ataques contra los inmigrantes que lo desafían revela no solamente un defecto categórico. Esto nos informa sobre sus posiciones políticas. Quiere deportar a millones de inmigrantes. Quiere prohibir que los musulmanes entren al país. Quiere erradicar la “corrección política”, establecer un código de que los hombres sean hombres, que las mujeres sean delgadas y atractivas, y que las minorías y “otros” sean considerados como culpables hasta que se demuestre su inocencia.

Sin duda, el malicioso narcisismo de Trump, sus instintos autoritarios y su fanatismo deberían ser suficientes elementos para provocar la repulsión en los votantes. Pero el hecho de que apoye sus posiciones políticas en estas anomalías es lo que lo convierte en alguien verdaderamente peligroso.

Siga a Frank Sharry y America’s Voice en Twitter: @FrankSharry y @AmericasVoice

America’s Voice – Reuniendo el poder de las voces y los valores estadounidenses para lograr una reforma migratoria de sentido común