tags: Análisis

Esperando por un Sueño

Share This:

08/12/10 a 2:03pm por Maribel Hastings

WASHINGTON – Ni el intenso frío en la capital ni los pasados fallidos intentos de aprobar el proyecto de ley DREAM Act frenaron a los estudiantes que hoy seguían haciendo llamadas y visitando legisladores tratando de influenciar un voto a favor de la medida en ambas cámaras del Congreso.

El DREAM Act, que legalizaría a jóvenes indocumentados que ingresen a la universidad o se inscriban en las fuerzas armadas, sería considerado hoy. Hasta esta hora no se había precisado la hora de la votación en ninguna de las cámaras.

Con todo, los jóvenes que por el pasado año han conducido caminatas, huelgas de hambre, actos de desobediencia civil y todo tipo de presión para atraer atención a su causa, no bajaron la guardia y seguían recorriendo los pasillos del Congreso buscando votos a favor de la medida.

Julieta Garibay, una joven de Texas, que no podría beneficiarse del proyecto bajo consideración por ya tener 30 años de edad, afirmó que de todos modos seguiría presionando en favor de otros que sí podrían ajustar su situación migratoria con la medida.

Su mensaje fue claro:

“Ya llevamos diez años esperando. No queremos esperar ni un minuto más”.

Otro joven de Nueva Jersey, que ya pudo regularizar su situación migratoria, también vino para apoyar a los estudiantes.

Sobre qué significaría el voto en el Congreso indicó:

“Significa diez años de espera desde 2001 que se nos ha negado la oportunidad de tener una educación o de poder ejercer una profesión”.

Uno de los varios argumentos centrales a favor del DREAM Act es que se trata de jóvenes que no llegaron a Estados Unidos sin documentos por voluntad propia sino que fueron traídos por sus padres y no deben ser castigados por una decisión en la que no tuvieron ni parte ni suerte.

Pero la medida además supondría ganancias económicas para el país porque se trata de futuros profesionales que generarían hasta 2,300 millones de dólares para el fisco en 10 años, según el análisis de la no partidista Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) sobre la versión senatorial del proyecto.

Ayudaría también a incrementar la cifra de efectivos para el servicio militar.

La Casa Blanca, en su documento de postura oficial a favor del proyecto en el Senado, señaló que “la administración apoya fuertemente la aprobación del S.3992 que resolverá la situación migratoria de ciertas personas que llegaron al país cuando eran niños, que reconocen a esta nación como su hogar, y que con sus acciones contribuirán a la prosperidad y seguridad del país”.

El congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, indicó que “la hora límite ha llegado y es tiempo de que el Congreso actúe y realice este voto”.

El congresista reiteró que el DREAM Act no es una amnistía ni un regalo para los jóvenes que deberán cumplir con estrictos requisitos para poder legalizarse, incluyendo que “paguen el costo más grande, el de su vida, su sangre, su pellejo en el campo de batalla”.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice

Vea aquí al congresista Luis Gutiérrez:

Vea aquí a estudiantes que abogan por el DREAM Act: