tags: Análisis

El DHS y los extremistas

Share This:

20/04/09 a 12:45pm por Maribel Hastings

Todavía sigue dando de qué hablar el reciente reporte del Departamento Seguridad Interna (DHS) que advierte que organizaciones extremistas motivadas, entre otras cosas, por la elección de Barack Obama, la crisis económica, y los sentimientos antiinmigrantes, podrían sumar adeptos a sus filas y tener el potencial de tornarse violentos.

El informe del DHS, elaborado para las agencias policiacas del país, generó controversia por indicar que veteranos de las guerras de Irak y Afganistán podrían ser vulnerables al reclutamiento de parte de estos grupos. Grupos conservadores y de veteranos condenaron el reporte.

Ayer la Secretaria del DHS, Janet Napolitano, lamentó la “politización” del asunto y reiteró que nadie está diciendo que los veteranos son “extremistas”, sino que “los veteranos que retornan pueden ser blanco de grupos extremistas que traten de reclutarlos para cometer actos violentos dentro del país”.

Según Napolitano, el reporte “es una evaluación, no una acusación”. Y volvió a disculparse: “Pido disculpas por la ofensa. Ciertamente esa no fue la intención”, agregó.

Considere lo que dice el reporte:

“Por los pasados cinco años varios grupos extremistas de derecha, incluyendo las milicias y los supremacistas blancos, han adoptado el tema migratorio como llamado de acción y herramienta de reclutamiento”.
“Los debates sobre los niveles migratorios apropiados y sobre la aplicación de leyes caen dentro de las protecciones de libertad de expresión política de la Primera Enmienda, pero en algunos casos, el fervor antiinmigrante o pro aplicación de leyes ha sido dirigido en contra de grupos específicos y tiene el potencial de tornarse violento”.
“La frustración de grupos extremistas de derecha por lo que perciben como la falta de acción gubernamental sobre el tema de la inmigración indocumentada, tiene el potencial de incitar a individuos o a grupos pequeños hacia la violencia. Si esa violencia se concretara, es probable que sea aislada, a pequeña escala, y dirigida a objetivos específicos vinculados con la inmigración.
“Prominentes organizaciones de derechos civiles han observado un alza en los delitos anti hispanos por los pasados cinco años”. Por ejemplo, agrega el reporte, en abril del 2007, seis integrantes de una milicia fueron arrestados por violaciones de armas y explosivos y los reportes alegan que los arrestados contemplaron la posibilidad de emprender un ataque con ametralladoras en contra de hispanos.
“En febrero de 2007 otro integrante de una milicia en Wyoming fue arrestado tras comunicar sus planes de viajar a la frontera con México para matar inmigrantes que intentaran cruzar hacia Estados Unidos”.
Los hallazgos de la evaluación del DHS son preocupantes, aunque ya varias organizaciones han advertido sobre esta situación.

Por ejemplo, el Southern Poverty Law Center (SPLC) ha reportado cómo la comunidad latina se ha convertido en blanco de ataques de grupos extremistas y que promueven el odio.

De hecho, mañana martes el SPLC presenta los hallazgos de un nuevo informe sobre cómo los hispanos en varios estados del sur del país son blanco de hostilidad y discriminación, independientemente de su situación migratoria.

Mark Potok, director del proyecto de inteligencia del SPLC, dijo en declaración escrita que el reporte del DHS “refuerza nuestro punto de vista de que el actual clima político y económico en Estados Unidos está generando las condiciones adecuadas para un alza de actividades extremistas”.

Obama ha prometido iniciar este año la discusión encaminada hacia una reforma migratoria integral independientemente de la situación económica que vive el país. El tema migratorio siempre ha generado pasiones, pero es de anticiparse que se intensifique el tono de la retórica de los grupos extremistas.

En ese contexto, no debe ignorarse la evaluación del DHS para que la retórica no se materialice en incidentes que haya que lamentar.