tags: Análisis

DREAM Act: ¿Sueño más cercano?

Share This:

14/09/10 a 4:48pm por Maribel Hastings

Por Maribel Hastings

WASHINGTON – El líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, anunció sus intenciones de impulsar el proyecto de ley DREAM Act, que legalizaría a miles de jóvenes que completen cuando menos dos años de estudios universitarios o se enlisten en el servicio militar, como parte del proyecto de gastos del Departamento de Defensa que se discutiría la semana entrante.

En medio de las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana y sin que haya podido avanzarse una reforma migratoria amplia , Reid indicó que “espero que los republicanos nos dejen seguir adelante”. Además de la enmienda del DREAM Act, se presentaría otra enmienda para revocar la política del “Don’t ask, Don’t tell” que prohíbe el servicio militar de homosexuales que hayan declarado abiertamente su orientación sexual.

El líder demócrata agregó que “espera” tener los votos para poder avanzar la enmienda DREAM Act, aunque ya el líder de la minoría republicana, Mitch MConnell, advirtió que los dos asuntos son “ajenos” al plan de gastos de Defensa.

Reid insistió en que el DREAM Act permitirá que “jóvenes que crecieron en Estados Unidos puedan obtener su tarjeta de residencia si asisten a la universidad o se enlistan en el servicio militar”.

Agregó que ha tratado intensamente de impulsar un plan de reforma amplia, pero que los republicanos que apoyaron dicho plan en el pasado Congreso “nos abandonaron”.

Sobre si el avance del DREAM Act beneficiaría políticamente a los demócratas antes de las elecciones del 2 de noviembre, Reid dijo que no se trata de beneficiar a demócratas ni republicanos. “Tiene que ver con hacer lo justo”, añadió Reid.

En una entrevista con el diario La Opinión, el presidente Barack Obama no cerró la posibilidad a impulsar el proyecto DREAM Act como “pago inicial” a una eventual reforma migratoria integral, si hay consenso con la bancada latina del Congreso. “Si en consulta con el Caucus Hispano existe un sentimiento de que hay una oportunidad de hacer esto y que sería útil dar un pago inicial a una reforma migratoria integral, estoy feliz de tener esa conversación. No quiero que nadie piense que si de alguna forma hacemos el Dream Act, eso resuelve el problema”, afirmó Obama.

Los jóvenes que podrían regularizar su situación migratoria mediante el proyecto DREAM Act han intensificado sus campañas en las redes sociales y con cabildeo directo ante el Congreso incluso mediante actos de desobediencia civil que han producido arrestos.

El DREAM Act, presentado originalmente hace casi una década, ha gozado de apoyo bipartidista y no sólo en el Congreso. Un 70% de los estadounidenses lo apoya, así como 80% de los demócratas y 60% de los republicanos, según un sondeo de First Focus.

En 2007, 38 demócratas –incluyendo al entonces senador de Illinois, Barack Obama-, 12 republicanos y dos independientes votaron para avanzar el proyecto, pero se quedaron cortos de los 60 requeridos.

Un reciente análisis del Instituto de Política Migratoria (MPI) encontró que más de 2.1 millones de jóvenes serían potencialmente elegibles para legalizar su situación migratoria a través del DREAM Act, aunque sólo 38% (825,000) de ellos podrían completar el proceso para obtener la legal residencia legal por las “barreras” que enfrentan, entre ellas, el alto costo de la matrícula y carecer de un diploma de escuela secundaria.

El DREAM Act concede una vía de legalización a jóvenes indocumentados menores de 35 años de edad que hayan arribado a Estados Unidos antes de los 16 años, que hayan vivido en este país por cuando menos cinco años, y que hayan completado la secundaria (o su equivalente, GED). Dicha residencia es condicional por seis años hasta tanto completen cuando menos dos años de universidad o se enlisten en el servicio militar.

Cada años se gradúan 65 mil jóvenes indocumentados de las secundarias de Estados Unidos.

Tania Unzueta es una joven activista de Chicago que se beneficiaría del proyecto. Unzueta dijo a America’s Voice que “la primera vez que escuché sobre la existencia de esta propuesta de ley tenía 17 años y acababa de graduarme de la escuela secundaria. Casi diez años después comienzo mi Maestría en la Universidad de Illinois en Chicago sin saber si voy a poder ejercer mi carrera una vez que me gradúe”.

Lucha por el DREAM Act “por los que conozco y por los 65 mil que se gradúan cada año sin saber si tienen futuro”.

“Necesitamos que nuestros legisladores cumplan sus promesas de crear un sistema de inmigración que refleje las necesidades de la sociedad y de las comunidades inmigrantes y este proceso comienza con el DREAM Act” agregó Unzueta.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva y analista de America’s Voice

http://AmericasVoiceEspanol.com/