tags: Análisis

DREAM Act: Soñadores pierden una batalla, pero no la guerra

Share This:

21/09/10 a 4:26pm por Maribel Hastings

Por Maribel Hastings

America’s Voice

WASHINGTON – En votación 56-43, el Senado federal rechazó proceder con el debate del plan de gastos del Departamento de Defensa, al que los demócratas pretendían incorporar el proyecto DREAM Act para legalizar a jóvenes indocumentados que completen estudios universitarios o se inscriban en el servicio militar. Se requerían 60 votos.

Se trata de un revés para la esperanza de cientos de miles de jóvenes de avanzar a corto plazo la medida que lleva casi una década en espera de ser aprobada.

Pero los jóvenes afirmaron que ahora que estuvieron más cercanos a hacer su sueño realidad, no se rendirán. Inmediatamente después del voto comenzaron a reagruparse para mantener la presión sobre los políticos.

“Siento que este voto no tuvo que ver con el movimiento juvenil ni con el DREAM Act sino con partidos políticos y elecciones”, señaló a America’s Voice Yahaira Carrillo, una de las líderes nacionales del llamado movimiento de los “Soñadores”.

“Los jóvenes están más organizados que nunca y es nuestra intención seguir luchando porque queremos que el Congreso nos otorgue el resultado esperado”, agregó Carrillo.

“Esto no es una derrota”, agregó Gabriela Pacheco, otra de las líderes del movimiento estudiantil.

Emilio Vicente, de Carolina del Norte, y próximo a cumplir 19 años de edad, indicó que a pesar de su decepción, “esto nos energiza porque estamos más unidos y más organizados que antes”.

El DREAM Act podría beneficiar a cerca de un millón de jóvenes indocumentados que completen cuandos menos dos años de universidad o se enlisten en el servicio militar.

Previo al voto, el senador republicano de Arizona, John McCain, pidió a sus colegas que votaran en contra de la moción para proceder con el debate del plan de Defensa por contener enmiendas “no pertinentes” a la medida. Esto, aunque el DREAM Act tiene un componente militar al permitir que los jóvenes indocumentados que sirvan dos años en las fuerzas armadas puedan iniciar su ruta a la legalización. Asimismo, otra de las enmiendas pretendía revocar la política del ‘Don’t Ask Don’t Tell’ que prohíbe el servicio militar de lesbianas y homosexuales que declaren abiertamente su orientación sexual.

McCain indicó que las enmiendas que los demócratas pretendían agregar sólo constituyen una “estratagema política” de los demócratas “para galvanizar a su base política” en momentos en que pueden perder el control del Congreso en las próximas elecciones.

Pero el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, y el senador demócrata de Illinois, Richard Durbin, autor del proyecto DREAM Act (S. 729), y quien por la pasada década ha tratado de impulsarlo, reiteraron que ambas medidas estaban vinculadas al plan de Defensa y que los republicanos sólo bloquearon el proceso con fines partidistas.

Ningún republicano apoyó la moción para proceder con el debate del plan de Defensa. Tres demócratas votaron en contra: los senadores de Arkansas, Blanche Lincoln y Mark Pryor, y Reid, pero el voto de Reid responde a las reglas del Senado de que el líder debe votar en contra de la moción, si sabe que va a fracasar, para reservarse el derecho de volver a presentar el proyecto.

Reid aseguró que habrá un voto sobre DREAM, que sólo es cuestión de “cuándo”.

Durbin declaró que se trata de “jóvenes dispuestos a dar su vida por Estados Unidos y le decimos NO”.

Pero “mañana es otro día”, indicó Durbin.

Su mensaje a los jóvenes fue: “No se rindan”.

Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, indicó que los republicanos cerraron la puerta en la cara a jóvenes que quieren estudiar y servir en las fuerzas armadas de este país. “Aparentemente los talentosos jóvenes inmigrantes no figuran en su visión de quiénes merecen una oportunidad y libertad”.

Los llamados “Soñadores” indicaron que seguirán presionando por la medida en los vehículos legislativos que surjan.

A ver qué pasa después de las elecciones.