tags: Análisis

Como el avestruz

Share This:

04/05/09 a 12:26pm por Maribel Hastings

La lógica y la razón nos llevarían a pensar que al tratar de fraguar su “retorno” y “transformación”, el apabullado Partido Republicano aprendería de errores pasados. Pero el reciente vídeo del líder de la minoría republicana de la Cámara Baja, John Boehner, nos confirma que algunos nunca aprenden.

Boehner decidió marcar los primeros 100 días de Barack Obama en la presidencia con una “joyita” de vídeo apelando, una vez más, al miedo, y preguntando si en esos 100 días usted se ha sentido más seguro.

Pero por razones que sólo entiende el genio que produjo el vídeo y los genios que lo autorizaron, entre las imágenes de terror que presenta el vídeo, aparece Obama en una foto durante una reunión con el caucus hispano del Congreso (CHC).

Es decir, que entre las imágenes de explosiones, terroristas en pleno entrenamiento, un costado del Pentágono en llamas el día de los ataques del 9-11, la quema de la bandera estadounidense, lanza misiles, Obama haciendo una venia al rey saudí, y su estrechón de manos con Hugo Chávez, figura una foto de Obama con el caucus hispano, por cierto, de la reunión que sostuvieron en la Casa Blanca el 18 de marzo para hablar del tema migratorio.

¿Qué tiene que ver el caucus hispano con el terrorismo? El caucus exigió una disculpa de parte de Boehner y la remoción del vídeo.

El vídeo permanece en el portal de Boehner, y la disculpa la siguen esperando.

“La insinuación de que hay que temerle al caucus hispano y a la comunidad hispana es perturbadora para los integrantes de la bancada latina, y es otro ejemplo de cuán desapegado de la realidad está el Partido Republicano”, dice el comunicado del CHC.

“Los latinos contribuyen al progreso de esta nación y tienen una larga historia de servicio a este país”, agregó la presidenta del caucus, Nydia Velázquez, congresista demócrata de Nueva York.

“El vídeo desplegado en el portal oficial del congresista Boehner constituye un mensaje totalmente inapropiado de parte del líder de la minoría al público estadounidense. Es una falta de respeto a los hispanos que trabajan duro a través de este país sirviendo en cada sector de nuestra economía y en nuestros frentes militares”, dijo Velázquez.

¿Qué pasa con los republicanos? Desde el 2006 han sufrido pérdidas en las urnas precisamente cuando intensificaron la estrategia de recurrir al terror a todo, incluyendo a los inmigrantes. En 2008, contra todos los pronósticos, nominan al senador John McCain, a quien la derecha republicana detesta, entre otras cosas, por apoyar una reforma migratoria integral.

Un estudio de America’s Voice encontró que en 20 de 22 contiendas cerradas en 2008, los electores votaron en contra de candidatos con posturas extremistas en el tema migratorio.

En las elecciones generales, McCain obtuvo 31% del voto latino comparado con el 67% de Obama. Siempre se dirá que los hispanos de todos modos tradicionalmente votan demócrata, pero en pasados comicios, como comprobó George W. Bush en 2004, los republicanos sólo superan el 40% del voto hispano y ganan la Casa Blanca. Bush logró 44% del voto latino en 2004.

El vídeo incluso se reveló un día después que el senador de Pennsylvania, Arlen Specter, anunció su cambio de partido, de republicano a demócrata, entre otras razones, por no encontrar en esa colectividad un espacio para sus ideas moderadas en muchos frentes, como la inmigración.

Pero enfrentados con todos esos cálculos políticos, ciertos líderes republicanos insisten en enterrar la cabeza en la tierra como el avestruz, pretender que nada ocurre, y seguir echando mano de estrategias baratas e insultantes para toda una comunidad, en este caso los hispanos. Estrategias de ese tipo en nada contribuyen a atraer a sus filas a votantes de la principal minoría del país cuyo voto fue instrumental en los comicios de 2008.