¿HOSPITALIDAD SUREÑA O ZONA DE GUERRA CONTRA HISPANOS?

Por Maribel Hastings

America’s Voice

WASHINGTON, D.C.  – Un nuevo informe del Southern Poverty Law Center (SPLC)  se suma a la larga lista de documentación sobre cómo los sentimientos antiinmigrantes -de parte de ciertos sectores del público y exacerbados por  autoridades, algunos políticos y ciertos medios-, resultan en discriminación, racismo y explotación en contra de los hispanos, en este caso del Sur de Estados Unidos,  independientemente de su situación migratoria.

El reporte “Under Siege”, La vida de los latinos de escasos recursos en el Sur, se basó en un sondeo entre 500 hispanos indocumentados, residentes legales y ciudadanos cuyo común denominador es ser víctimas de todo tipo de atropello en estados sureños descritos por los encuestados como “zona de guerra” para los inmigrantes. Se condujeron entrevistas en cinco regiones: Nashville (Tennessee), Charlotte (Carolina del Norte), New Orleans (Lousiana), zonas rurales del sur de Georgia, y algunas ciudades del norte de Alabama.

Los resultados son prueba adicional de por qué el gobierno federal tiene que asumir el control sobre los asuntos en que tiene ingerencia, como por ejemplo, aplicar las leyes migratorias, y no permitir que autoridades locales sin el entrenamiento adecuado funjan como agentes de inmigración. Asimismo, es prueba de por qué se deben aplicar vigorosamente las leyes sobre protecciones laborales y derechos civiles.

Estas son algunas conclusiones del sondeo:

  • 77% de las mujeres hispanas en el Sur de EEUU dicen que el hostigamiento sexual es un severo problema laboral
  • 68% de los encuestados dicen que sufren de racismo a diario, desde actitudes hostiles hasta abuso físico. El diario vivir, dice el estudio, se reduce a probar constantemente que no se están violando leyes migratorias
  • 47% de los encuestados conocen a alguien que ha sido tratado injustamente por la policía y la principal queja es ser detenidos por ofensas menores o sin razón alguna.
  • 46%, menos de la mitad de los encuestados, dice que confía en la policía. La mayor parte no reporta los delitos de los que son víctimas garantizando la impunidad de los criminales
  • la sección 287(g) que rige la colaboración entre autoridades federales y locales en la aplicación de leyes migratorias ha hecho que los hispanos en general, independientemente de su situación migratoria, sientan temor de acudir a la policía incluso si son víctimas de algún delito
  • 41% de los encuestados ha sufrido del robo de salario porque no se le paga por el trabajo desempeñado: en New Orleans, por ejemplo, un 80% reportó que no se le pagó por el trabajo realizado. Otro 80% de los encuestados no sabía cómo contactar al Departamento del Trabajo para buscar asistencia, y un número signficativo no sabía de la existencia de agencias encargadas de asistirlos en casos de abuso laboral

Mary Bauer, autora del reporte y directora del proyecto del SPLC Justicia para los Inmigrantes,  declaró que “el reporte documenta el costo humano de las políticas fallidas que relegan a millones a vivir en una economía sumergida (o clandestina) donde están fuera de la protección de las leyes”.

Aunque el sondeo no preguntó por la situación migratoria de los encuestados, la mayor parte reportó ser residentes legales y ciudadanos,  añadió Bauer.

“Es una crisis seria que tenemos que abordar”, dijo Bauer.

Además de aplicar vigorosamente las leyes existentes sobre derechos civiles y laborales, agregó, “la reforma migratoria integral es la única respuesta seria a este asunto”.

Maribel Hastings es Senior Advisor de America’s Voice

 

 

EL DHS Y LOS EXTREMISTAS

Por Maribel Hastings

America’s Voice

WASHINGTON, D.C.   –  Todavía sigue dando de qué hablar el reciente reporte del Departamento Seguridad Interna (DHS) que advierte que organizaciones extremistas motivadas, entre otras cosas, por la elección de Barack Obama, la crisis económica, y los sentimientos antiinmigrantes, podrían sumar adeptos a sus filas y tener el potencial de tornarse violentos.

El informe del DHS, elaborado para las agencias policiacas del país, generó controversia por indicar que veteranos de las guerras de Irak y Afganistán podrían ser vulnerables al reclutamiento de parte de estos grupos. Grupos conservadores y de veteranos condenaron el reporte.

Ayer la Secretaria del DHS, Janet Napolitano, lamentó la “politización” del asunto y reiteró que nadie está diciendo que los veteranos son “extremistas”, sino que “los veteranos que retornan pueden ser blanco de grupos extremistas que traten de reclutarlos para cometer actos violentos dentro del país”.

Según Napolitano, el reporte “es una evaluación, no una acusación”. Y volvió a disculparse: “Pido disculpas por la ofensa. Ciertamente esa no fue la intención”, agregó.

Considere lo que dice el reporte:

  • “Por los pasados cinco años varios grupos extremistas de derecha, incluyendo las milicias y los supremacistas blancos, han adoptado el tema migratorio como llamado de acción y herramienta de reclutamiento”.
  • “Los debates sobre los niveles migratorios apropiados y sobre la aplicación de leyes caen dentro de las protecciones de libertad de expresión política de la Primera Enmienda, pero en algunos casos, el fervor antiinmigrante o pro aplicación de leyes ha sido dirigido en contra de grupos específicos y tiene el potencial de tornarse violento”.
  • “La frustración de grupos extremistas de derecha por lo que perciben como la falta de acción gubernamental sobre el tema de la inmigración indocumentada, tiene el potencial de incitar a individuos o a grupos pequeños hacia la violencia. Si esa violencia se concretara, es probable que sea aislada, a pequeña escala, y dirigida a objetivos específicos vinculados con la inmigración.
  • “Prominentes organizaciones de derechos civiles han observado un alza en los delitos anti hispanos por los pasados cinco años”. Por ejemplo, agrega el reporte, en abril del 2007, seis integrantes de una milicia fueron arrestados por violaciones de armas y explosivos y los reportes alegan que los arrestados contemplaron la posibilidad de emprender un ataque con ametralladoras en contra de hispanos.
  • “En febrero de 2007 otro integrante de una milicia en Wyoming fue arrestado tras comunicar sus planes de viajar a la frontera con México para matar inmigrantes que intentaran cruzar hacia Estados Unidos”.

Los hallazgos de la evaluación del DHS son preocupantes, aunque ya varias organizaciones han advertido sobre esta situación.

Por ejemplo, el Southern Poverty Law Center (SPLC) ha reportado cómo la comunidad latina se ha convertido en blanco de ataques de grupos extremistas y que promueven el odio.

De hecho, mañana martes el SPLC presenta los hallazgos de un nuevo informe sobre cómo los hispanos en varios estados del sur del país son blanco de hostilidad y discriminación, independientemente de su situación migratoria.

Mark Potok, director del proyecto de inteligencia del SPLC, dijo en declaración escrita que el reporte del DHS “refuerza nuestro punto de vista de que el actual clima político y económico en Estados Unidos está generando las condiciones adecuadas para un alza de actividades extremistas”.

Obama ha prometido iniciar este año la discusión encaminada hacia una reforma migratoria integral independientemente de la situación económica que vive el país. El tema migratorio siempre ha generado pasiones, pero es de anticiparse que se intensifique el tono de la retórica de los grupos extremistas.

En ese contexto, no debe ignorarse la evaluación del DHS para que la retórica no se materialice en incidentes que haya que lamentar.

Maribel Hastings es Senior Advisor de America’s Voice

 

 

April 17, 2009

EN BUSCA DE SEÑALES

Por Maribel Hastings

America’s Voice

EN BUSCA DE SEÑALES

WASHINGTON, D.C. – Con la visita del presidente Barack Obama a México esta semana continuó el escrutinio de lo que dijo o no sobre el tema migratorio en busca de más señales sobre su compromiso de avanzar la reforma migratoria comenzando este año. Obama afirmó que su compromiso con la reforma sigue en pie, pero independientemente, esa intención es parte de un proceso que involucra a diversos actores, principalmente al Congreso.

Obama refrendó su intención de arrancar con el proceso este año, aunque en entrevistas concedidas a varios medios evitó centrarse en marcos específicos de tiempo para la acción final. Obviamente, la Casa Blanca está siendo cautelosa en los pronunciamientos públicos en torno a esos marcos de tiempo.

La semana pasada, tras publicarse un artículo del diario The New York Times indicando que la reforma migratoria integral sí sería una prioridad de Obama este año, la Casa Blanca reiteró que el artículo no supone nada nuevo porque la funcionaria citada sólo enumeró los objetivos trazados por Obama desde que era candidato presidencial.

Pero nuevo o no, fue una señal bienvenida entre los grupos pro inmigrantes.

Hasta el más optimista sabe que ésta será una lucha difícil.

Pero poco a poco hay señales de “movimiento”.

Por ejemplo, el anuncio el martes de que las dos principales organizaciones sindicales, la AFL-CIO y Change to Win, acordaron los lineamientos para apoyar un plan de reforma migratoria integral, uno que pide una comisión independiente para determinar los futuros flujos de trabajadores, sugiere que dos sectores opuestos en debates previos, intentan mostrar una sola voz.

Todo mundo entiende que ese anuncio supone a su vez encontronazos con los otros sectores, como el empresarial, que sí abogan por un plan de trabajadores temporales como condición para apoyar cualquier reforma.

Pero al menos es señal de que los actores se están posicionando.

El sector religioso, por ejemplo, movilizado desde 2006 por la llamada ley Sensenbrenner de crimininalización de los indocumentados y de quienes los asistieran, ha dicho presente en cada etapa.

Patty Kupfer, quien administra el programa de America’s Voice de apoyo y coordinación con grupos y organizaciones religiosas, explica que “el alza de las redadas en 2007 y 2008 tuvo el efecto de obligar a la gente a trazar una raya moral sobre la arena y decidir cuál iba a ser postura”.

“Desde la elección de Obama, los grupos religiosos se han estado organizando y coordinando en pos de la reforma como nunca antes había visto. Como decimos en la comunidad religiosa, el espíritu se está moviendo”, declaró Kupfer.

Los grupos pro inmigrantes, por su parte, con la experiencia de los debates previos, afinan la coordinación de su intenso cabildeo conscientes de que enfrentan a una oposición reducida pero ruidosa.

Y todos los sectores de este complejo asunto, sindicatos, grupos religiosos, pro inmigrantes, pro derechos humanos, empresarios, y la oposición, están representados en las facciones del Congreso que finalmente es el encargado de avanzar o matar cualquier legislación.

De ese Congreso se esperan las señales.

El portavoz presidencial, Robert Gibbs, dijo el jueves que Obama sabe que la inmigración no es un tema sencillo como otros que espera abordar, “pero ello no merma nuestra obligación de lidiar con ellos”.
Y agregó que para que esa reforma se apruebe en el Congreso y llegue a manos de Obama, se requiere una “saludable mayoría bipartidista”.

En palabras de Eliseo Medina, vicepresidente ejecutivo del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), ya el proceso está en marcha en busca de 279 votos que harán realidad la reforma: 218 de la Cámara Baja, 60 del Senado y la firma de un presidente: Barack Obama.

Maribel Hastings es Senior Advisor de America’s Voice

 

April 17, 2009

EN BUSCA DE SEÑALES

Por Maribel Hastings

America’s Voice

EN BUSCA DE SEÑALES

WASHINGTON, D.C. – Con la visita del presidente Barack Obama a México esta semana continuó el escrutinio de lo que dijo o no sobre el tema migratorio en busca de más señales sobre su compromiso de avanzar la reforma migratoria comenzando este año. Obama afirmó que su compromiso con la reforma sigue en pie, pero independientemente, esa intención es parte de un proceso que involucra a diversos actores, principalmente al Congreso.

Obama refrendó su intención de arrancar con el proceso este año, aunque en entrevistas concedidas a varios medios evitó centrarse en marcos específicos de tiempo para la acción final. Obviamente, la Casa Blanca está siendo cautelosa en los pronunciamientos públicos en torno a esos marcos de tiempo.

La semana pasada, tras publicarse un artículo del diario The New York Times indicando que la reforma migratoria integral sí sería una prioridad de Obama este año, la Casa Blanca reiteró que el artículo no supone nada nuevo porque la funcionaria citada sólo enumeró los objetivos trazados por Obama desde que era candidato presidencial.

Pero nuevo o no, fue una señal bienvenida entre los grupos pro inmigrantes.

Hasta el más optimista sabe que ésta será una lucha difícil.

Pero poco a poco hay señales de “movimiento”.

Por ejemplo, el anuncio el martes de que las dos principales organizaciones sindicales, la AFL-CIO y Change to Win, acordaron los lineamientos para apoyar un plan de reforma migratoria integral, uno que pide una comisión independiente para determinar los futuros flujos de trabajadores, sugiere que dos sectores opuestos en debates previos, intentan mostrar una sola voz.

Todo mundo entiende que ese anuncio supone a su vez encontronazos con los otros sectores, como el empresarial, que sí abogan por un plan de trabajadores temporales como condición para apoyar cualquier reforma.

Pero al menos es señal de que los actores se están posicionando.

El sector religioso, por ejemplo, movilizado desde 2006 por la llamada ley Sensenbrenner de crimininalización de los indocumentados y de quienes los asistieran, ha dicho presente en cada etapa.

Patty Kupfer, quien administra el programa de America’s Voice de apoyo y coordinación con grupos y organizaciones religiosas, explica que “el alza de las redadas en 2007 y 2008 tuvo el efecto de obligar a la gente a trazar una raya moral sobre la arena y decidir cuál iba a ser postura”.

“Desde la elección de Obama, los grupos religiosos se han estado organizando y coordinando en pos de la reforma como nunca antes había visto. Como decimos en la comunidad religiosa, el espíritu se está moviendo”, declaró Kupfer.

Los grupos pro inmigrantes, por su parte, con la experiencia de los debates previos, afinan la coordinación de su intenso cabildeo conscientes de que enfrentan a una oposición reducida pero ruidosa.

Y todos los sectores de este complejo asunto, sindicatos, grupos religiosos, pro inmigrantes, pro derechos humanos, empresarios, y la oposición, están representados en las facciones del Congreso que finalmente es el encargado de avanzar o matar cualquier legislación.

De ese Congreso se esperan las señales.

El portavoz presidencial, Robert Gibbs, dijo el jueves que Obama sabe que la inmigración no es un tema sencillo como otros que espera abordar, “pero ello no merma nuestra obligación de lidiar con ellos”.
Y agregó que para que esa reforma se apruebe en el Congreso y llegue a manos de Obama, se requiere una “saludable mayoría bipartidista”.

En palabras de Eliseo Medina, vicepresidente ejecutivo del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), ya el proceso está en marcha en busca de 279 votos que harán realidad la reforma: 218 de la Cámara Baja, 60 del Senado y la firma de un presidente: Barack Obama.

Maribel Hastings es Senior Advisor de America’s Voice

 

LEGALIZACION Y CRECIMIENTO ECONOMICO

Por Maribel Hastings

America’s Voice

WASHINGTON, D.C. — Esta semana de pago de impuestos -mañana 15 de abril-, es muy propicio recordar que Estados Unidos, aquejado por una recesión económica, recibiría miles de millones de dólares adicionales en pagos tributarios si se regularizara la situación migratoria de millones de indocumentados.

“Por experiencia y análisis sabemos que un programa de legalización contribuye al crecimiento económico”, declaró Dan Siciliano, decano asociado de la Universidad de Stanford.

Hace dos semanas publicamos un estudio del  Instituto William C. Velásquez preparado por el doctor Raúl Hinojosa-Ojeda, sobre cómo puede estimularse la economía a través de la legalización de trabajadores.

Hinojosa-Ojeda, director ejecutivo del Centro de Desarrollo e Integración de Norteamérica de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), dijo entonces a America’s Voice, que, por ejemplo, la promulgación de la Ley de Reforma y Control de Inmigración (IRCA) de 1986 resultó en mayores ingresos para los trabajadores legalizados, mayor consumo que benefició a la economía, y mayores impuestos al fisco en medio de la recesión de fines de los ochenta y principios de los noventa y lo mismo sucedería con un nuevo programa de legalización.

Esta semana el Immigration Policy Center (IPC) recopiló en un documento toda una serie de cifras de diversas fuentes que refuerzan la idea de que desde el punto de vista estrictamente económico, un plan de legalización beneficiará a Estados Unidos.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), la promulgación de la reforma migratoria amplia de 2006 le habría supuesto al fisco 66,000 millones de dólares en nuevos ingresos en un lapso de diez años mediante el pago de impuestos sobre ingresos y sobre nómina.

Y la cifra habría sido suficiente para compensar por los 54,000 millones de dólares en gastos directos durante el mismo periodo por créditos tributarios, servicios de Medicaid, Medicare, Seguro Social y estampillas de alimentos para los que serían elegibles los inmigrantes y sus familias.

En el mismo periodo de diez años, el costo de la aplicación de leyes migratorias habría ascendido a 64,000 millones de dólares.

Quienes tachan de amnistía cualquier plan de reforma migratoria amplia ignorando los argumentos económicos más simples en favor de dicha reforma, deberían prestar atención a las declaraciones de un republicano, el ex Secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, durante una presentación ante el Latino Economic Summit aquí en Washington en días atrás.

Entre otras cosas, Gutiérrez indicó que nunca ha habido una era de prosperidad en Estados Unidos que no haya ido de la mano con la inmigración.

“Si queremos ser una nación de prosperidad, si queremos crecer y seguir siendo la economía más grandiosa del mundo,  no podemos hacerlo sin la inmigración, y es por eso que tenemos que seguir hablando de la importancia de la reforma migratoria, no como un asunto estrecho y limitado a los latinos, sino como un tema macroeconómico. No podemos crecer (económicamente), a menos que tengamos una reforma migratoria”.

Sentido común.

Maribel Hastings es Senior Advisor de America’s Voice

 

 

 

 

SI AL LIDERAZO, NO A LA RETORICA ANTIINMIGRANTE

Por Maribel Hastings

America’s Voice

WASHINGTON, D.C. –  La noticia de que la Casa Blanca asegura que abordará el tema de la reforma migratoria amplia este año aún en medio de la crisis económica, es un primer paso significativo en la demostración del liderazgo que se requerirá tanto del presidente como del Congreso para solucionar tan complicado asunto.

El diario The New York Times reportó que la Casa Blanca cree que quienes abogan por una salida pragmática y realista a este problema superarán los esfuerzos de quienes una vez más intentarán descarrilar cualquier solución.

Esos sectores deberían considerar varios asuntos que pusieron de relieve esta semana que echar mano de posturas extremistas y antiinmigrantes no beneficia a los políticos en las urnas, sean republicanos o demócratas, y que el Partido Republicano tiene que replantearse seriamente su estrategia para atraer el voto hispano, mientras los demócratas no deben dormirse en los laureles si pretenden mantener el amplio apoyo hispano del que gozan.

Por un lado, en el estado de Illinois, dos elecciones confirmaron que la retórica incendiaria en el debate migratorio no es una carta ganadora.

De otra parte, la Oficina de Estadísticas Migratorias  del Departamento de Seguridad Interna reportó que casi la mitad de las 1,046,539 personas que se hicieron ciudadanos en 2008 fueron inmigrantes latinos.

Un análisis de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), encontró que la cifra total de naturalizaciones aumentó en 58% entre 2007 y 2008, pero entre los latinos, el alza fue de 95%. Un total de 461,317 hispanos se hicieron ciudadanos en 2008, la cifra más alta en la historia reciente, según NALEO.

Diversos análisis demuestran que los votantes latinos en general y el voto inmigrante en particular, favorecieron al Partido Demócrata en las elecciones de 2008. Y aunque históricamente los hispanos han favorecido a los demócratas, a los republicanos les bastaría granjearse un porcentaje significativo de esos votantes hispanos para ser competitivos en los comicios.

Sin embargo, el martes la elección especial del Distrito 5 de Illinois para el Congreso,  evidenció el fracaso de las estrategias erradas en el rubro migratorio.

El demócrata Mike Quigley derrotó por amplio margen a la republicana hispana Rosanna Pulido, fundadora del capítulo de Illinois del Proyecto Minutemen, y quien alguna vez declaró que “los mexicanos son el nuevo Ku Klux Klan, pero bronceados”.

Pulido representa a ese sector republicano extremista a quien el liderazgo del Partido Republicano le ha permitido, para efectos prácticos, ser su vocero en asuntos migratorios, ahogando a quienes abogan por la razón.

Pero, en Waukegan, Illinois, una ciudad de fuerte presencia hispana, un candidato independiente, Robert Sandojian, le arrebató la alcaldía al demócrata Richard M. Hyde, denunciado por sus posturas antiinmigrantes.

Esto denota que los votantes no responden a posturas extremistas como quedó demostrado en 2008. Un análisis de America’s Voice concluyó que en 20 de 22 contiendas competitivas ganaron los candidatos con una plataforma que iba más allá de la mera aplicación de leyes migratorias.

Hay republicanos que se lo han advertido al liderazgo de su partido. Karl Rove, el llamado “cerebro” de George W. Bush, apuntó que los republicanos vieron un descenso de 13% en el apoyo hispano en cuatro años, de 44% en 2004, a 31% en 2008. Y el senador republicano de Florida, Mel Martínez, quien apoya la reforma migratoria integral, ha dicho que si la retórica anti hispana de ciertas voces republicanas no cambia, “quedaremos relegados al estatus de minoría”.

Los demócratas, entre tanto, ampliaron su apoyo entre los hispanos prometiendo acciones en varios frentes, incluyendo la inmigración. El artículo del NY Times denota que se están tomando medidas hacia esa dirección.

Maribel Hastings es Senior Advisor de America’s Voice

 

 

PERCEPCIONES Y REALIDADES

Por Maribel Hastings

America’s Voice

WASHINGTON, D.C. – Tal parece que algunos líderes republicanos recién descubrieron a los latinos. Ahora se dan cuenta de que políticamente les conviene acercarse a la principal minoría étnica del país, más de diez millones de los cuales votaron en los comicios del 2008, y que es bueno relacionarse con los medios de comunicación que informan a esa comunidad.

Bueno sería que además de “aproximarse” a esta comunidad, intentaran abordar de manera inteligente temas de interés para los hispanos, como la inmigración, permitiendo un diálogo racional, libre de demagogia y posturas extremistas -y en algunos casos racistas-, que permitan una solución viable al problema migratorio.

La publicación Roll Call del Congreso reportó que los líderes republicanos de ambas cámaras circularon un documento para que en el receso en curso, los legisladores republicanos mejoren sus relaciones con la comunidad latina en sus distritos y estados.

Según la publicación, el documento enfatiza que el tema económico y la disputa por el presupuesto son buenos asuntos para afianzar esos lazos.

Se recomienda que el personal de comunicaciones de sus oficinas contacte o conozca personalmente a representantes de los medios locales en español porque “afianzar estas relaciones, aunque no se esté de acuerdo en todos los temas, facilitará programar futuras entrevistas con ellos”.

Les sugieren además que se reúnan con los directores de los grupos hispanos locales o con las afiliadas de los grupos hispanos nacionales; que envíen sus comunicados de prensa a los medios locales, aunque sea en inglés, porque hacerlo “demuestra la voluntad de inclusión”.

Roll Call agrega que el documento propone a los republicanos que contraten traductores a tiempo parcial, y que coordinen entrevistas exclusivas con medios en español.

Finalmente, se sugiere a los legisladores ser más proactivos en sus esfuerzos de acercarse a los medios hispanos porque la visibilidad y la accesibilidad son los principales objetivos y son la mejor forma de acercarse a las minorías.

Es como aquello de que a veces vale más la percepción que la realidad. Pero a los republicanos les han fallado las dos porque entre gran parte de esa comunidad latina existe la “percepción” de que los republicanos son antiinmigrantes, y las acciones y comentarios de algunos legisladores y figuras de ese partido hacen “realidad” esa percepción.

Y el hecho de que a estas alturas todavía estén discutiendo lecciones básicas sobre cómo acercarse a la comunidad y los medios hispanos resulta sorprendente considerando que por años líderes de esa comunidad y algunos republicanos han venido advirtiéndoles que se trata de un sector electoral que no han debido desatender.

En el rubro migratorio, por ejemplo, los republicanos que han tratado de elevar el tono del debate migratorio proponiendo una salida razonable y pragmática, han sido satanizados por la base más radical de ese partido.

El ejemplo más notable fue el senador John McCain, ex aspirante presidencial republicano, quien apoyó la reforma migratoria y al sol de hoy el ala republicana más radical no se lo perdona.

La semana pasada el ex aspirante a la nominación presidencial republicana, Mitt Romney, quien asumió una postura de línea dura durante las primarias 2008, dijo, según la publicación The Hill, que los republicanos pueden atraer las minorías aprobando una reforma migratoria antes de las próximas elecciones. Empero, reportó The Hill, Romney “declinó criticar a los republicanos de línea dura como Tom Tancredo”.

He ahí sólo uno de los problemas. Mientras los republicanos permitan que algunos bocones extremistas sean el rostro que identifique a su partido, sus posibilidades de atraer latinos serán cada vez menores.

Finalmente, no hay mejor forma de atraer a los hispanos que responder con acciones concretas a sus asuntos de interés, como la reforma de inmigración. Eso va para los dos partidos políticos

NI CRIMINALES, NI PERFILES RACIALES

Por Maribel Hastings

Para America’s Voice

WASHINGTON, D.C. –  Como suele ocurrir en cualquier foro donde surge el tema migratorio y el de los indocumentados, muchos republicanos y otros opositores de la reforma migratoria integral no distinguen entre criminales y quienes no lo son, y en ese cambalache pagan justos por pecadores.

En una audiencia conjunta de los subcomités camerales de Inmigración y Constitución sobre la aplicación de leyes migratorias por policías locales bajo la Sección 287(g), los presentes escucharon testimonios de las víctimas de un sistema migratorio resquebrajado:

De un lado, un padre que perdió a sus dos hijas en un accidente automovilístico provocado por un indocumentado manejando en estado de ebriedad que seguía en el país a pesar de haber sido arrestado en dos ocasiones previas por conducir intoxicado.

De otra parte, dos hispanos, ciudadanos estadounidenses, que aseguran haber sido víctimas de perfil racial por agentes locales aplicando leyes migratorias federales en Arizona y Maryland.

El congresista republicano de Iowa, Steve King, de inmediato comparó ambas situaciones diciéndole a los dos hispanos que aparentemente el mensaje que se quiere llevar es que es imposible implementar las leyes porque algunos sienten que son discriminados.

Y fue más directo forzando a los dos hispanos, Julio César Mora y Antonio Ramírez, para que dijeran si la discriminación de la fueron víctimas puede siquiera compararse al dolor del padre que perdió a sus dos hijas.

Una vez más el deseo de acumular puntos políticos evita una discusión razonable del tema migratorio.

Nadie puede defender a un criminal, sea indocumentado, residente legal o ciudadano, y todos respetan el dolor de un padre que perdió a sus dos hijas en tan trágicas circunstancias.

Pero eso no le da a las autoridades carta blanca para comenzar a detener personas a diestra y siniestra por el mero hecho de que “parezcan” extranjeros. 

King dijo que la discriminación que alegaron los dos testigos hispanos era un “ligero inconveniente” comparado con el dolor de Ray Trachant, quien perdió a sus dos hijas.

Ramírez, un ciudadano estadounidense que vive en el condado de Frederick, Maryland, y que asegura haber sido víctima de perfil racial por las autoridades, le respondió a King que “he sido ciudadano (de Estados Unidos) por casi 21 años y no he matado a nadie”.

Ramírez mostró una copia de la Constitución que lleva consigo y dijo a los congresistas que “con mucha tristeza les digo que se olviden del color de mi piel y de mi acento y que vean al ser humano”.

A Mora, un ciudadano estadounidense de 19 años de edad, y a su padre, también ciudadano, los detuvieron por varias horas agentes del condado de Maricopa en Phoenix por razones que todavía desconocen. “Quizá fue por el ‘bumper sticker’ de radio Campesina en nuestro auto, porque mi papa lucía su sombrero tejano, y pensaron que éramos ilegales”, dijo Mora.

Si algo evidenció el intercambio es la urgencia de la reforma. Mantener en el clandestinaje a más de 12 millones de personas le sirve de albergue a los criminales y delincuentes que siempre hay en cualquier comunidad.

También evidenció que programas como el 287(g) no pueden aplicarse a la ligera, de manera indiscriminada y por agentes sin el entrenamiento adecuado porque los resultados son conocidos: el uso de perfiles raciales que le han dado una dudosa fama al Alguacil Joe Arpaio del condado de Maricopa en Arizona. Por cierto, se reportó que la junta de Supervisores del condado pospuso el aceptar 1.6 millones de dólares del estado que se emplearían para las labores migratorias de Arpaio.

George Gascón, jefe de Policía de Mesa, Arizona, indicó que el problema con el programa 287(g) es la forma en que se está aplicando por algunas agencias del orden lo que a su vez genera la desconfianza de la comunidad en las autoridades.

El congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, integrante del panel de Inmigración, le dio perspectiva al debate:

“Nadie dice que no se deporte a borrachos, violadores o asesinos”, señaló Gutiérrez.

Y recordó que esos violadores, asesinos y borrachos viven en las mismas comunidades de los inmigrantes, y esos inmigrantes son víctimas de los crímenes que denunció King.

Por eso, agregó, es necesario mantener el nivel de confianza entre las comunidades y la policía, algo que al presente el programa 287(g) está poniendo en riesgo.

En resumen, que no se necesitan más parches ni delegar responsabilidades que le corresponden al gobierno federal, sino una solución integral al problema migratorio.

¿Posibles Cambios en la Conduccion de Redadas?

Por Maribel Hastings para America’s Voice

WASHINGTON, D.C. – La posibilidad de que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) revise su política sobre la aplicación de leyes migratorias en redadas y otros operativos,  sería un giro prudente si, como aseguran artículos de prensa, la atención se centrará en los empleadores y en los criminales, y no en los trabajadores más vulnerables.

En otra señal de cambios, otros medios reportaron que varios de los 28 trabajadores detenidos en un redada en Bellingham, estado de Washington hace un mes, fueron liberados y se les otorgaron permisos de trabajo mientras se conduce la pesquisa sobre el operativo.

Se asegura que la Secretaria del DHS, Janet Napolitano, ha retrasado una serie de redadas programadas ordenando un mayor escrutinio de quiénes serían blanco de los operativos, y del momento en que se conducirían. Se indicó que el DHS estaría a punto de anunciar los cambios.

La idea es intensificar el énfasis sobre los patronos que violan las leyes migratorias y sobre los indocumentados con historial criminal.

No se trata de suavizar la aplicación de leyes migratorias. Se trata de aplicarlas vigorosamente pero no dirigirlas a los trabajadores más vulnerables sino a los empleadores inescrupulosos y a los criminales.

Esto es precisamente lo que recomienda un  nuevo reporte de America’s Voice. El análisis documenta cómo la administración del ex presidente George W. Bush centró sus recursos y esfuerzos en perseguir a trabajadores indocumentados al aplicar las leyes migratorias, laborales y diversos programas de asistencia a gobiernos locales y estatales en lugar de concentrase en empleadores inescrupulosos o criminales.

Napolitano, ex gobernadora del estado fronterizo de Arizona, ha dicho repetidamente que al aplicar las leyes migratorias hay que balancear el énfasis que se coloca sobre los diferentes protagonistas involucrados en la ecuación.

De un lado está el indocumentado que trabaja sin los beneficios ni los sueldos de empleados con documentos, y que es vulnerable a la explotación por parte de patronos inescrupulosos. Aunque en su mayoría se trata de personas que sólo buscan el progreso de sus familias, siempre se cuelan aquellos que se sirven de la clandestinidad para llevar a cabo actividades criminales.

De otra parte, están los empleadores muchos de los cuales contratan indocumentados para pagar menos y no proveer beneficios.

Y otros afectados indirectamente son los trabajadores con documentos en regla y los ciudadanos que sufren las consecuencias porque un sector de la fuerza laboral sin derechos supone la depresión salarial del resto.

En tanto se arribe a una solución razonable, es alentador que se estén tomando las medidas para revisar la forma en que se han conducido los operativos por los pasados años y que han resultado en una división familiar que no sólo afecta a los indocumentados sino a residentes legales y a ciudadanos, particularmente niños.

El Urban Institute presentó un estudio que analiza cómo la política migratoria pasa por alto las necesidades de los niños ciudadanos.

El reporte indica que de los cinco millones de hijos de indocumentados en Estados Unidos, más de tres millones son ciudadanos estadounidenses.

Si la familia opta por no separarse, estos menores se mudan al país de origen de sus padres “que le sería tan foráneo como a cualquier otro niño estadounidense”, según el reporte.

Un niño estadounidense que pase a vivir en México, Haití, Guatemala y otros países, estará sujeto a vivir en la pobreza, bajo un sistema educativo inferior “y siendo testigo, o experimentando violencia criminal o pandilleril de un grado y naturaleza que no existe en la calles de Worthington, Minnesota, o Postville, Iowa”, agrega el estudio refiriéndose a ciudades que han sido escenario de redadas.

La revisión de la política sobre redadas podría influir en el efecto final que estos operativos tienen sobre las familias.

Hay sectores, empero, que creen que lo prudente y humano sería declarar una moratoria a las redadas en tanto se dilucida el futuro de la reforma migratoria integral.

 

 

 

 

 

Familias Unidas — Family Unity — National
Tour 2009

twitter

The Family Unity Campaign will consist of community meetings, prayer vigils and rallies across the country for thousands of U.S. citizens whose families have been separated or risk being torn apart by our nation’s current immigration mess.  

Check back here for stories, testimonies, and more.

Connect with the Tour: On Twitter, Flickr, and Facebook (coming soon)!

 

On February 24th, 2009, the Congressional Hispanic Caucus (CHC) announced a national listening tour to hear testimony from families impacted by the nation’s broken immigration system. In cooperation with the faith-based community, the listening tour will take Members of the CHC to various churches and community centers nationwide, including; Providence, RI; Norcross, GA; San Francisco, CA; Dallas, TX; Joliet, IL; Miami, FL; and Philadelphia, PA. Congressman Luis V. Gutierrez (IL-04), Chair of the CHC’s Immigration Task Force, will take part in all but one of these sessions, joining Members of the CHC and other invited Members of Congress.

Full Tour Schedule:

Friday, February 27, 2009 at 6 p.m.
Providence, RI
Trinity United Methodist Church
375 Broad Street
Providence, RI  02907

Saturday, February 29, 2009 at 1 p.m. 
Norcross, GA
Tabernaculo de Atlanta
6394 Buford Hwy.
Norcross, GA  30071-2222

Sunday, March 1, 2009 at 5:30 p.m.
Albuquerque, NM
Casa del Rey
2500 Corona Drive, N.W.
Albuquerque, NM 87120

Saturday, March 7, 2009 
9 a.m. Ontario, CA
Saint George Catholic Church
505 North Palm Avenue
Ontario, CA

6 p.m. San Francisco, CA
St. Anthony’s Church
3215 Cesar Chavez
San Francisco, CA 94110

Sunday, March 8, 2009 at 5 p.m 
Phoenix, AZ
Iglesia para las Naciones
11640 N. 19th Avenue
Phoenix, AZ 85019

Friday, March 13, 2009
7 p.m. El Paso, TX
Templo de Alabanza
2111 Wyoming
El Paso, TX 79903

*7 p.m. Los Angeles, CA
La Placita Church
535 N. Main Street
Los Angeles, CA 90012
* Congressman Gutierrez will not be in attendance. Members of the Congressional Hispanic Caucus participating: Rep. Royal-Allard, Rep. Becerra, Rep. Napolitano, Rep. Sanchez

Saturday, March 14, 2009 at 1 p.m.         
Dallas, TX
Jesucristo Es Mi Refugio
2929 S. Westmoreland
Dallas, TX 75233

Sunday, March 15, 2009 at  6:30 p.m.
Mission, TX
Iglesia del Pueblo
7500 W. Expressway 83
Mission, TX

Saturday, March 21, 2009    
1:30 p.m. Chicago, IL
Our Lady of Mercy
4432 N. Troy
Chicago, IL 60625

7:00 p.m. Joliet, IL
Our Lady of Mount Carmel
205 E. Jackson
Joliet, IL 60436

Sunday, March 22, 2009 at 5 p.m.       
Milwaukee, WI
St. Adalbert Catholic Church
1923 W. Becher Street
Milwaukee, WI 53215

Friday, March 27, 2009 at 7 p.m.
Detroit, MI
Greater Apostolic Faith Temple
4735 W. Fort Street
Detroit, MI  48209

Saturday, March 28, 2009
11 a.m. Orlando, FL
Pabellon De La Victoria
12355 S. John Young Parkway
Orlando, FL 32837

3 p.m. Homestead, FL
Nahbi Ministries International
1001 N.E. Kings Highway
Homestead, FL  33030

Saturday, April 4, 2009, at 2:30 p.m.
Philadelphia, PA
Esperanza Center
199-201 W. Hunting Park Ave.
Philadelphia, PA  19140 

   

More dates TBA!