Political Analysis en Español

Mirando al pasado para ir hacia el futuro

by Maribel Hastings on 09/05/2012

Por Maribel Hastings, asesora ejecutiva de America’s Voice

CHARLOTTE, North Carolina  -  Es una contienda electoral que mira al pasado y al futuro. Digamos que un poco más al pasado lejano e inmediato. Citando a su icónico Ronald Reagan, los republicanos preguntan  a los votantes si están mejor ahora que hace cuatro años, cuando Barack Obama asumió el poder. Los demócratas responden que la bonanza económica de los noventa bajo la presidencia de otro ícono por derecho propio, Bill Clinton, fue desechada por las políticas de otro republicano, George W. Bush,  con sus guerras y el colapso económico que marcó el fin de su Administración. Y los republicanos arremeten diciendo que la presidencia de Obama ha sido peor que la del demócrata Jimmy Carter.

El dilema ilustra el otro dilema que tendrán los votantes mientras deciden, primero si votan, y segundo por quién lo hacen.

Y es un dilema que enfrentan muchos votantes latinos quizá desencantados con Obama por la mala economía o por males migratorios pero que miran a los republicanos con recelo y desconfianza tras años de machacar sus posturas antiinmigrantes.

Pero algunos de esos latinos en Charlotte tienen claro que Obama merece una segunda oportunidad.

“Tengo la confianza depositada en él porque cuando tomó el Mandato el país no estaba en las mejores condiciones. El ha hecho un buen trabajo y valdría la pena otra oportunidad”, dijo un joven empleado de un hotel.

La economía está difícil y no hubo reforma migratoria, pero agregó que “no todo estuvo en sus manos”. “Pienso que esta vez, si lo reeligen, lo intentaría. Ya dio un gran paso con la nueva ley”, indicó el joven refiriéndose al alivio administrativo de Acción Diferida para los jóvenes indocumentados conocidos como Soñadores anunciado por Obama el pasado 15 de junio.

“Al menos está tratando y hay que recordar que no es sólo lo que él decida. El Congreso tiene que aprobar las leyes”, concluyó el joven.

Para Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), ambos candidatos tienen la responsabilidad de  hablarle “directa y específicamente” al votante latino que de momento sólo ve a dos bandos lanzándose mutuas acusaciones, y que pondera si votar hará alguna una diferencia.

De que la hará, la hará, sobre todo en contiendas cerradas como la que se perfila. “Es en contiendas cerradas donde el voto latino será decisivo”, indicó Vargas.

De momento, y mientras las campañas afilan los argumentos que formularán a los votantes latinos buscando su voto, seguiremos viendo estas referencias a pasados políticos positivos y negativos que marcados en la mente de los votantes pueden incidir de algún modo en su decisión.

Por eso es muy astuto que los demócratas echen mano de Clinton para convencer a la base de que tiene que salir a votar en grandes cifras por Obama. Clinton, uno de los presidentes más queridos por el votante latino que trae memorias de bonanza económica.

Pero la selección no será entre Reagan, Carter, Clinton o Bush. Es entre Obama y Romney quienes por las próximas semanas tendrán que convencer al votante, el primero de que le den una segunda oportunidad, y el segundo de que es una mejor alternativa.

Previous post:

Next post: