Blog

Utah: ¿Pionero en inmigración?

by Americas Voice Online on 03/15/2011

El gobernador republicano de Utah, Gary Herbert, promulgó cuatro medidas migratorias, entre ellas, una que crea un plan de trabajadores temporales que busca conceder permisos de trabajo a indocumentados residentes del estado.

El resto de las medidas tienen que ver con la aplicación de leyes.

Esto ha generado divisiones entre sectores opuestos al plan de trabajadores temporales que lo consideran una “amnistía”, y otros opuestos a las medidas policiacas al estilo de la SB1070 de Arizona.

Quedan muchos detalles por afinar.

Pero lo novedoso es que se trata de un gobernador republicano, en un estado republicano, reconociendo que sólo con medidas policiacas no puede solucionarse el problema migratorio aunque de todos modos no quede claro el futuro de las medidas. Se supone, por ejemplo que el gobernador pida una dispensa al gobierno federal para poder implementar el programa de permisos temporales.

El diario Salt Lake City Tribune reportó:

Con la firma de los proyectos de ley, Utah se apresta a retar la soberanía del gobierno federal al emitir visas de trabajadores temporales. Sin embargo, como faltan dos años para que entre en vigor, funcionarios estatales ya están en conversaciones con la Casa Blanca y funcionarios del Congreso sobre utilizar a Utah como modelo de reforma migratoria federal.

Lo cual nos lleva a la conclusión de siempre: la solución está a nivel federal con una reforma migratoria integral.

Esto informó Notimex:

Utah promulgó hoy una ley estatal que suspende la persecución de indocumentados y les concede permiso para trabajar y residir en la entidad.
Con ello, Utah abrió un nuevo camino al tratamiento del problema de la inmigración ilegal a Estados Unidos, alejado del controvertido enfoque de la ley atiinmigrante de Arizona.

La nueva ley, firmada este martes por el gobernador republicano de Utah, Gary Herbert, creará el primer programa estatal de ‘trabajadores huéspedes’, bajo el cual el estado otorgará permisos a inmigrantes indocumentados para continuar viviendo y trabajando en esa entidad.

La ley, promulgada en una ceremonia en el Capitolio Estatal en Salt Lake City, autoriza al gobierno de Utah emitir permisos a indocumentados residentes que pasen una revisión de historial delictivo, paguen una multa de dos mil 500 dólares y se comprometan a aprender inglés.

Los permisos, que serían por dos años, permitirán a los inmigrantes sin papeles salir de las sombras de la ilegalidad para residir y trabajar en forma legal.

La ley ordena al gobernador a gestionar antes del 2013, ante la administración del presidente Barack Obama, una exención para que en Utah no se aplique la ley federal que establece como delito el contratar indocumentados en forma consciente.

Previous post:

Next post: