Blog

Lo bueno, lo malo y lo feo de la semana

by Americas Voice Online on 06/22/2011

Las cosas van de mal en peor para la comunidad inmigrante – con o sin documentos.

Desde un número record de deportaciones y de separación de familias a programas que buscan hacerle la vida de cuadritos a nuestra comunidad, las cosas no se ven tan bien que digamos.

Americas Voice en Español dedicará un segmento especial cada semana para discutir ‘lo bueno, lo malo y lo feo’ en el frente migratorio inspirado en la columna de Maribel Hastings,  Lo bueno, lo malo y lo feo Parte I yParte II.

Esta semana, el primer segmento se enfoca en el Congreso,  los recientes anuncios administrativos y los exabruptos de uno que otro legislador.

Lo bueno es que por segundo año consecutivo, el senador demócrata de Nueva Jersey, Robert Menéndez,presentó su proyecto de reforma migratoria amplia.

Lo malo es que ningún republicano auspicia el proyecto y esto dificulta su avance.

Y en vez de ofrecer una solución sensata a nuestro maltrecho sistema migratorio, los republicanos siguen con la misma canción argumentado que hasta que no se ‘fortalezcan’ nuestras fronteras no apoyarán ningún proyecto de reforma amplia.

Lo malo es que al mismo tiempo que se presenta un plan de reforma migratoria, avanza una medida controversia llamada E-Verify que al vistazo parece algo positivo para los  trabajadores estadounidenses, pero que en realidad empeora las cosas para nosotros los ciudadanos naturalizados y residentes legales.

Y como destaca mi colega Maribel Hastings, de America’s Voice, los republicanos, especialmente Lamar Smith de Texas, tienen “la falsa idea de que los ocho millones de trabajadores indocumentados que hay en nuestra economía desaparecerán como por arte de magia”.

Lea aquí un análisis del programa.

Lo malo es que uno de los coauspiciadores originales del proyecto de E-Verify en el Senado sea un republicano de un estado que depende de la mano de obra de inmigrantes, Marco Rubio,  de la Florida.

Y lo feo es que a senador Rubio no le importó unirse a las voces de línea dura del Partido Republicano en el tema migratorio.

De la columna de Maribel Hastings:

“Ahora, auspiciando el proyecto E-Verify con figuras republicanas de línea dura en el tema migratorio, como Grassley, Jeff Sessions, de Alabama, y David Vitter, de Louisiana, no envía necesariamente el mensaje de moderación que algunos republicanos esperan para atraer de nueva cuenta a los votantes hispanos a esa colectividad. Vitter, por ejemplo, auspició un proyecto para negar la ciudadanía estadounidense a niños nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados.”

Y continuamos con lo más feo de la semana: los mismos republicanos que en años pasados apoyaron una reforma migratoria siguen  echándole “leña al fuego” al clima antiinmigrante en el estado de Arizona.  Según el senador republicano John McCain, los indocumentados fueron la causa de los incendios en el estado de Arizona.

La Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), describió estos comentarios como “xenofóbicos” y el Consejo Nacional de la Raza (NCLR), como “decepcionantes e irresponsables“.

Concluimos este segmento con otro programa polémico llamado ‘Comunidades Seguras’ que ha causado mucha tensión y confusión entre nuestra comunidad.

Lo bueno es que gracias a la presión de los grupos pro inmigrantes y congresistas demócratas como Xavier Becerra en contra del programa, la  administración Obama  tomó un primer paso para apaciguar las ansiedades de la comunidad inmigrante y pedir cuentas claras sobre si realmente se están enfocando en deportar a “lo peor de lo peor”.

En una nota publicada en Univisión.com, Maribel Hastings describe más en detalle sobre los presuntos ‘cambios':

“Se pretende tratar de amparar a víctimas de violencia doméstica y testigos o víctimas de crímenes.

Se anunciaron además medidas de entrenamiento a policías locales y estatales y se reafirmó la llamada discreción de fiscales y funcionarios locales en determinar quién es deportado considerando factores como buena conducta y lazos con la comunidad.

Pero quedan muchas cosas sobre el tintero porque muchos de los cambios de fondo dependerán de la revisión de la junta asesora. ¿Qué pasará mientras tanto?”

Lo malo es que los cambios más amplios a este programa dependen de una junta asesora que todavía no se ha integrado y que hay que esperar para ver si los cambios anunciados se hacen realidad en la práctica para evitar la deportación de personas sin historial criminal y la separación de familias.

Como dijo la líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, la realidad es otra:

“Aunque el gobierno lo niega; sabemos lo que se dice que está pasando en las comunidades.” Y afirmo que el programa  “es un desperdicio del dinero de los contribuyentes”.

Finalmente, lo bueno es que seguimos de pie y presionando para que un día finalmente se haga realidad esa reforma migratoria amplia.

Hasta la próxima.

Previous post:

Next post: