Immigration Reform | America's Voice

ANÁLISIS Y OPINIÓN

La mala cosecha del E-Verify

Por Americas Voice Online on 13/07/2011 at 5:45pm

WASHINGTON – Los congresistas republicanos de California que coauspician el proyecto de ley de nacionalización y obligatoriedad del E-Verify no sólo desechan el efecto que el programa tendrá en la agricultura, los pequeños negocios y los trabajadores autorizados de su estado, sino que se niegan a reconocer las consecuencias políticas que puede tener sobre el voto latino que puede decidir su suerte en los comicios de 2012, según un nuevo reporte de America’s Voice.

De los 30 republicanos que coauspician el proyecto E-Verify de Lamar Smith, presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja y congresista republicano de Texas, 10 ó 33% son congresistas de California.

El reporte analiza cómo ese apoyo ignora las consecuencias que puede tener la implementación de un programa que diversos análisis concluyen que es demasiado costoso, está plagado de errores y sólo supone un parche en la búsqueda de una solución a la inmigración indocumentada.

“¿Qué pasa con los republicanos de California que prefieren abrumar a las pequeñas empresas con nuevos costos y regulaciones, paralizar a la industria agrícola de su estado, inmovilizar a los nuevos solicitantes de empleo en papeleo burocrático, y restar miles de millones de dólares al fisco federal todo por forzar un programa E-Verify que no funciona la mitad de las veces? Uno puede asumir que la respuesta es la política”, declaró Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

“Sin embargo, en este caso la política de este asunto está operando en contra de republicanos de California como Brian Bilbray, Elton Gallegly y Dan Lungren quienes amenazan sus propias carreras al garantizar que el Partido Republicano de California siga enfrentando problemas con los votantes hispanos”, agregó Sharry.

El reporte señala que a pesar del maltrecho estado del Partido Republicano en California, los legisladores federales de ese estado insisten en promover y avanzar políticas erradas y centradas en medidas policiales que sólo amplían la brecha que se ha abierto entre los votantes latinos y esa colectividad. Un reciente sondeo de Latino Decisions para ImpreMedia encontró que los electores hispanos confían más en los demócratas que en los republicanos en el manejo del tema migratorio por un margen de 65% sobre 19%.

Asimismo, con la redistribución de los distritos electorales basados en las nuevas cifras del Censo, el aumento de la población hispana en los distritos de estos legisladores republicanos que apoyan el E-Verify tiene el potencial de afectar su supervivencia política aunque ellos sigan haciendo caso omiso a las consecuencias.

Se cuestiona el apoyo de estos legisladores al E-Verify a pesar de las consecuencias que el programa puede tener sobre trabajadores autorizados y sobre la economía de California.

El E-Verify coteja la información de los nuevos trabajadores con los bancos de datos de la Administración del Seguro Social (SSA) y del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Aunque se han tomado medidas para minimizar los errores, éstos persisten y afectan particularmente a ciudadanos naturalizados y residentes legales.

En California se maximiza el efecto pues casi el 35% de la fuerza laboral nació en el extranjero. El reporte cita un análisis del National Immigration Law Center (NILC) que calcula que hasta 421,886 trabajadores autorizados de California podrían enfrentar dificultades para poder trabajar por los errores del E-Verify.

Cita además los diversos análisis en torno al efecto del E-Verify sobre las pequeñas empresas. Uno de esos estudios, de Bloomberg, concluyó que sólo la implementación del programa tendría un costo de 2,600 millones de dólares para los pequeños negocios. El efecto en California sería severo considerando que 99.2% de los empleadores del estado Dorado son pequeñas empresas. Esta pasada primavera se presentó en la Asamblea de California un proyecto de ley para prevenir la implementación obligatoria del E-Verify por gobiernos locales. La medida fue apoyada por una coalición de negocios encabezados por la Cámara de Comercio de California.

Asimismo, el programa afectaría la industria agrícola del estado que depende de la mano de obra indocumentada que los republicanos que apoyan el E-Verify se niegan a regularizar mediante proyectos como el AgJOBS. De hecho, se calcula que 76% de los trabajadores agrícolas de California son indocumentados. Como ha probado también el caso de Georgia con su ley antiinmigrante, los agricultores no encuentran mano de obra autorizada que quiera llevar a cabo estos trabajos lo que ha resultado en la pérdida de cosechas y de millones de dólares en producción y en trabajos relacionados. Otras industrias sienten el efecto pues se calcula que por cada puesto agrícola que se pierde, Estados Unidos elimina otros tres puestos en industrias relacionadas.

El programa federal H2A, que trae trabajadores agrícolas huéspedes, no ha sido suficiente para California, donde se producen la mitad de las frutas, vegetales y nueces que se consumen en Estados Unidos y una cuarta parte de los lácteos. Tan sólo el 1.3% de los trabajadores agrícolas de California se han contratado a través de este programa.

Reza el refrán que quien siembra vientos cosecha tempestades y con la insistencia en ampliar un programa que no está listo para nacionalizarse y mucho menos sin una reforma migratoria amplia, los republicanos están cosechando tempestades para nuestra economía y para su ya maltrecha relación con los votantes latinos.

Previous post:

Next post: